La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) acusó en Estados Unidos al ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, de robarse 250 millones de dólares durante los seis años del gobierno de Enrique Peña Nieto y establecer una “empresa” de lavado de dinero para comprar automóviles de lujo, bienes raíces y crear empresas para transferir el dinero a Barbados y Estados Unidos.

En la denuncia se destaca que el gobierno mexicano “tiene derecho al establecimiento de un fideicomiso implícito que consiste en bienes inmuebles que los demandados compraron con fondos robados del gobierno de México y cualquier beneficio derivado de los fondos mal habidos. Por lo tanto, el demandante, los Estados Unidos Mexicanos, exige un juicio contra cada demandante para la devolución, restitución, transferencia de las ganancias mal habidas de cualquier bien inmueble comprado con ellos, y por los costos de esta acción y cualquier otra reparación adicional como la Corte lo juzgará justo y apropiado”.

La denuncia civil, que ya fue publicada por la Onceavo Distrito Judicial de Miami, se centra en actos cometidos de 2012 a 2018, es decir, durante el gobierno priista de Enrique Peña Nieto, destacando que García Luna comenzó a crear una compleja red, como una “empresa” de lavado de dinero, desde que asumió la Secretaría de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón, pues “desde su posición de inmenso poder controlaba muchos aspectos de la seguridad del país”.

MILENIO revisó la demanda presentada por la UIF en la que se señala que García Luna recibió del gobierno de Enrique Peña Nieto 2 mil 623 millones de pesos y 74 millones de dólares en contratos con la Secretaría de Gobernación, pero que según la demanda, son producto de sobornos, manipulaciones, ofertas o corrupción. En total, suman al menos 250 millones de dólares obtenidos ilegalmente y con un esquema ilegal de “ocultar los fondos robados en numerosos activos ubicados principalmente en Florida”.

Por ello, se acusan directamente a ocho personas físicas: Genaro García Luna y su esposa, Linda Cristina Pereyra, así como a un grupo de empresarios señalados como sus socios, presuntos prestanombres y coconspiradores: Mauricio Weinberg López, Jonathan Weinberg Pinto, Synvia Punto de Winberg y Natan Wancier Taub. Así como José Francisco Niembro González, quien fue subsecretario de Tecnologías de la Información de la Secretaría de Seguridad Pública, y su esposa Martha Nieto Guerrero.

Además de 39 compañías y propiedades, las 47 personas físicas y morales implicadas, son señaladas por el gobierno mexicano como una “empresa” de lavado de dinero en la que cada participante tenía un rol y tarea específica.

“García Luna armó una extensa red de socios comerciales que posteriormente utilizó para obtener contratos ilegales de diversas entidades y agencias de la República Mexicana por cientos de millones de dólares durante su mandato en el cargo, así como después de dejar su oficina. García Luna y sus socios lavaron y retiraron el dinero de los contratos ilegales fuera de México y fuera del alcance de las autoridades mexicanas.

“Orquestó la creación de una compleja red de múltiples entidades para comprar y mantener múltiples parcelas de bienes raíces y otros activos, incluidos numerosos automóviles de lujo y de colección”, indica la denuncia.

La UIF explica que esta denuncia, se basa en que el ex funcionario del gobierno de Felipe Calderón “ocultó fondos robados del gobierno de México y obstaculizó su recuperación por blanquear ganancias mediante la transferencia de los fondos robados, fuera de México a cuentas bancarias en Barbados, Estados Unidos y otros lugares. Actos que se cometieron mientras estaban en Miami.

“Con lo que pudo adquirir, controlar y mantener una gran y sofisticada empresa de lavado de dinero, principalmente a través de la compra y mantenimiento de bienes muebles e inmuebles ubicados en Florida”, indicó.

La denuncia de 131 páginas destaca que esta “empresa” de lavado de dinero, ideada y liderada por García Luna, transfirió 160.7 millones de dólares a Barbados en 2015; 12.9 millones de dólares en 2019 a Panamá a través de la empresa Nunvav, propiedad de los Weinberg y Wancier, y que sirvió como conducto principal para los fondos tomados ilegalmente de México. También adquirió vehículos de lujo como Lamborghini, Ferrari y Rolls Royce.

Además, destaca que en los últimos dos años, ya preso en Nueva York, García Luna vendió propiedades por más de 17 millones de dólares. Mientras que en otros casos, se siguen beneficiando de rentas, intereses.

A continuación, te presentamos la lista de los implicados en el caso:

  1. Genaro García Luna
  2. Linda Cristina Pereyra de García
  3. Mauricio Samuel Weinberg López
  4. Jonathan Alexis Weinberg Pinto
  5. Sylvia Donna Pinto de Weinberg
  6. Natan Wancier Taub
  7. José Francisco Niembro González
  8. Martha Virginia Nieto Guerrero de Niembro
  9. Nunvav Inc. S.A.
  10. Nunvav Technologies Inc. S.A.
  11. Gull Holding Enterprises Inc. S.A.
  12. GLAC Security Consulting
  13. Technology Risk Management S.C.
  14. 1104 South Street LLC
  15. 1410 Reynolds LLC
  16. 1912 Century LLC
  17. 274 SIGB LLC
  18. 2903 Pen II LLC
  19. Assets Financing Servicies LLC
  20. ASW Holdings LLC
  21. AwOffice Inc
  22. AWP Village Bay II LLC
  23. Bellini WI 1501, Corp.
  24. Best Friends Midtown LLC
  25. Brill 5002 II LLC
  26. GL & Associates Consulting LLC
  27. Icon Brickell 3802 LLC
  28. Jade Ocean 3203 II LLC
  29. Jade Ocean 3603 LLC
  30. Jagra LLC
  31. Only Best Properties Corp
  32. Península Cas II LLC
  33. Península Mas II LLC
  34. Península SMS LLC
  35. Península SNDS LLC
  36. Península SSW II LLC
  37. Península Stecar II LLC
  38. Península SW II LLC
  39. The Piny 54 LLC
  40. Restaurants & Beverage Operator
  41. Los Cedros LLC d/b/a OGGI Caffe
  42. Ruby Dynasty Trust
  43. SDSW Dynasty Trust
  44. Sunshine Dynasty Trust
  45. VFST LLC
  46. W Gourmet Group LLC
  47. Wancier 2017 Family Trus

Fuente: Milenio