El secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, defendió la decisión de deportar a miles de migrantes haitianos que habían acampado debajo del puente fronterizo en Del Río, Texas, durante la semana pasada.

Hablando en el programa de NBC, “Meet the Press”, Mayorkas dijo que esta decisión fue basada en una regulación de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglás en inglés) dirigida a prevenir la propagación de la pandemia de COVID-19.

“Estamos en medio de una pandemia. Los Centros para el Control de Enfermedades tienen una autoridad de Título 42 que ejercemos para proteger a los migrantes mismos, para proteger a las comunidades locales, nuestro personal y el público estadounidense. La pandemia no ha quedado atrás. El Título 42 es una política de salud pública, no una política de inmigración”, señaló.

También dijo que se están investigando incidentes que involucran a agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo que golpean a migrantes con riendas. Agregó que “todo el público estadounidense estaba correcta y necesariamente horrorizado” por las imágenes de los agentes que se publicaron en Widley la semana pasada.

Aún así, Mayorkas elogió al Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense por movilizar a los migrantes.

Vacían campamento migrantre en Texas

El viernes 24 de septiembre, Estados Unidos dijo que el campamento migrante ubicado en el paso fronterizo entre las ciudades de Del Río, Texas, y Ciudad Acuña, en México, había sido vaciado de miles de migrantes, la mayoría de ellos haitianos. Algunos fueron trasladados en avión, mientras que otros se quedan en los Estados Unidos por ahora.

“Tenemos evidencia, bastante poderosa, en Del Rio, Texas, en menos de una semana, nos dirigimos a una población de 15,000 allí. Y ahora no hay ninguna”, asehguró Mayorkas.

El desalojo permitió la reapertura parcial de este cruce fronterizo.

Durante semanas, los haitianos han estado huyendo del caos económico, político y social en su tierra natal caribeña. Aún hay miles de persoans todavía en tránsito en Centroamérica y México, que tienen la esperanza de una vida mejor en Estados Unidos.

Se estima que al menos 16,000 personas más aguardan por embarcaciones en las selvas del Darién, en Panamá, para continuar su travesía con destino a Estados Unidos.

Fuente: TV Azteca