Francisco Garfias

El regalo de la senadora panista Kenia López llegó en medio de una comparecencia dominada por los elogios de legisladores de la coalición Juntos Haremos Historia a Adán Augusto López Hernández. El significado del obsequio al secretario de Gobernación lo entendimos apenas supimos lo que era: un detector de mentiras.

“Se lo regalo –dijo la senadora– para que (AMLO) no lo engañe como engañó a los 30 millones de mexicanos. Se lo regalo para que pueda defender su nombre, que, en el mejor de los casos, es lo único que nos dejará este gobierno.

“En el lenguaje que López Obrador sí entiende, dígale que este pésimo gobierno lleva dos strikes. Uno más y estarán ponchados”, pronosticó.

El regalo encajaba con cifras publicadas en el reporte que la consultora política Spin, publicado en Expansión, con motivo del 3er Informe de Gobierno: El Presidente ha hecho 61 mil declaraciones “falsas o engañosas” desde que inició sus conferencias mañaneras.

*La de Kenia fue la intervención que menos le gustó al secretario. Tanto así que fue a la única que respondió verbalmente en el primer bloque de preguntas. La respuesta a los demás la prometió por escrito.

“Le agradezco el regalo, pero yo soy parte de un gobierno que no acepta regalos, que no acepta canonjías”, reviró el secretario, entre aplausos de morenistas.

Adán Augusto tomó el detector de mentiras por cortesía, pero se lo dio a uno de sus ayudantes para que lo regresara a la senadora del PAN, aseguran asesores.

*El tono de Adán durante la comparecencia fue conciliatorio. No tuvo empacho en dar la razón a los senadores que hablaron de un país amenazado por la polarización. Una polarización que,  cotidianamente, se alimenta desde “el púlpito de las mañaneras”, como bien dijo el emecista Clemente Castañeda.  

Éste fue el tono del secretario de Gobernación:

“El país no se merece un clima de crispación, pero es responsabilidad de todos que construyamos los consensos, los acuerdos necesarios. Tenemos que ver más allá de nuestros respectivos espacios de responsabilidad; hacer un ejercicio de construcción de acuerdos, de consensos entre todos. 

“Ninguno de nosotros es dueño de la verdad absoluta”,  subrayó a modo de conclusión.  ¿Lo sabrán en Palacio Nacional? Es pregunta.

*Son cinco los senadores que han puesto de cabeza la Cámara alta con su decisión de crear el nuevo Grupo Parlamentario Plural. La Jucopo, órgano de gobierno en el Senado, no ha decidido si les dará reconocimiento oficial como bancada. Hay un compás de espera hasta el próximo lunes. Hay resistencia en los grupos parlamentarios a reconocerlos oficialmente. ¿La razón? Existe el temor de que la novedosa bancada sea imán para otros senadores incómodos en sus respectivas bancadas o que sea utilizada como instrumento de aspirantes a tal o cual candidatura para presionar decisiones.    

La bancada de rebeldes la integran Germán Martínez, Morena; Gustavo Madero, PAN; Emilio Álvarez Icaza, independiente; Nancy de la Sierra y Alejandra León, PT. 

Los cinco presentaron una propuesta que será valorada por cada uno de los grupos parlamentarios. Lo central es que renuncian al dinero que les correspondería como bancada, pero no a tener un asiento en la Jucopo con voz y voto.

“El nuestro será un tono de voz sensato de tranquilidad, de argumentos y de razones”, aseguró Germán Martínez, coordinador del nuevo grupo parlamentario

Los rebeldes ya pusieron a disposición las presidencias de las tres comisiones que actualmente ocupan y que significan 100 mil pesos mensuales cada una: Puntos Constitucionales, Economía, y Desarrollo Humano Sustentable.

*Se calienta el ambiente preelectoral en Durango, uno de los seis estados donde habrá elecciones para gobernador en 2022. Muy probablemente la entidad se pintará de guinda si nada extraordinario sucede, de acuerdo con una encuesta en vivienda de Parametría. En todas las combinaciones sale adelante el doctor José Ramón Enríquez, senador de Morena.

Este médico oftalmólogo, comparado a menudo con el extinto doctor Salvador Nava de San Luis Potosí por su labor con pacientes de escasos recursos, adelanta en la intención de voto (53%) a su rival más peligroso, el priista Esteban Villegas (24%) y al panista Carlos Maturino (nueve por ciento.)

En otra llave supera con el mismo porcentaje al priista Enrique Benítez (13 por ciento) y al panista Jorge Salum (13 por ciento). 

Publicado en excelsior