El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, anunció que será en 15 días que se lleve a cabo una reunión de evaluación por las inundaciones que provocó en una decena de municipios de Hidalgo el desbordamiento del río Tula.

“Tenemos que atender a los afectados por las inundaciones en Tula, en toda esa región. Propongo que en unos 15 días tengamos esa reunión en Tula”, planteó el mandatario.

El mandatario señaló que, de acuerdo al censo preliminar, son 2 mil 899 los afectados en la región, pero pidió que en tanto se lleva a cabo la reunión se perfeccione el censo de afectados,” se vea qué tipo de apoyos vamos a proporcionar, en vivienda, en enseres, lo que se requiera”.

“Nos volveríamos a encontrar en Tula para ver cómo vamos, con la misma metodología, mecanismo que estamos utilizando ahora”, dijo al acudir al municipio de Acaxochitlán a una reunión de evaluación de los daños provocados por el huracán Grace.

Previamente, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, realizó la petición al presidente para revisar los daños de la inundación que provocó el río Tula en 10 municipios del estado, así como una valoración integral de los daños ambientales en la zona.

De acuerdo con el mandatario, los alcaldes de esa región intentaron que el tema se incluyera en la agenda de este sábado, sin embargo, añadió, pidió a estos se le permitiera plantear al presidente de la república que se acuerde una próxima mesa de evaluación específicamente para estas afectaciones.

El jefe del ejecutivo estatal alertó que se tiene un “problema serio” en Tula, donde se debe evaluar el daño ecológico en la región y la contaminación del río Tula.

Recordó que este caudal recibe las aguas negras del valle de México por los Túneles Emisor Oriente y Emisor central, así como el Gran Canal, y las presas del estado de México Taxhimay y Daxho, “todo termina en el río Tula” generando “un desastre ecológico importante”.

Pero, continuó el mandatario, el problema es más grave pues no sólo son las aguas negras, sino también se tiene establecidas empresas productivas y estratégicas del país, pero que también generan contaminación como lo son la refinería Miguel Hidalgo de PEMEX y la termoeléctrica de la CFE, además de cementeras establecidas en la zona “esto genera un desastre ambiental” en el que se afecta el aire, el agua y la tierra, dijo.

Fayad Meneses resaltó que, incluso, esta región está reconocida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales como uno de los seis “infiernos ambientales” del país al que urge atención.

Fuente: excelsior