El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, Ricardo Monreal, sostuvo que la reforma a la industria eléctrica propuesta por el Ejecutivo no es una “reforma fachada, ni de escaparate”, sino la más profunda de las últimas décadas para recuperar la rectoría del Estado en el sector.

“Obviamente es una reforma profunda, no es una reforma de fachada ni de escaparate. Es una reforma que reconstruye, que recompone todo el sistema energético y, particularmente, el sistema eléctrico nacional”, señaló el legislador.

Entrevistado en el marco de la presentación del tercer informe anual de labores del senador morenista Armando Guadiana, en Coahuila, Monreal subrayó que, al proponer la supresión de dos organismos autónomos, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), además de someter a los generadores privados a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), se trata de una reforma de fondo.

“Quizás sea la reforma en materia energética más importante de las últimas décadas. La reforma del sistema eléctrico fue hecha por el gobierno de Peña Nieto, en el 2013, y ahora hay una contrarreforma planteada por el Presidente de la República para recuperar la rectoría del sistema eléctrico”, puntualizó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador envió el viernes 1 de octubre a la Cámara de Diputados su iniciativa de reformas constitucionales para fortalecer a la CFE, garantizándole al menos 54 por ciento del mercado y dejando el restante 46 por ciento a los inversionistas privados.

Los grupos parlamentarios del PAN, MC y PRD anticiparon su rechazo a la reforma, por considerarla un retroceso, mientras el PRI evitó fijar una posición e informó que analizará con la participación de expertos en la materia dicha iniciativa.