Con un desayuno en Palacio Nacional entre funcionarios de México y Estados Unidos dio inicio el diálogo de alto nivel en seguridad entre ambas naciones.

En el encuentro, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, puntualizó que los temas a tratar girarán en torno a seguridad, salud pública y comunidades seguras.

“Se nos ocurrió que la mejor manera de celebrarlo, de conmemorar (200 años de relación bilateral) es tener un entendimiento”, expresó el canciller a los funcionarios de Estados Unidos.

En su intervención, el presidente Andrés Manuel López Obrador mencionó que en su libro ‘A la Mitad del Camino’, expresa que sería inconcebible que no hubiera entendimiento entre ambos gobiernos, que no se fortalecieran las relaciones de cooperación y de amistad entre pueblos y gobiernos.

“Entonces, nosotros estamos en esa disposición, de que haya cooperación para el desarrollo, de que trabajemos juntos y que seamos respetuosos de nuestras soberanías. De modo que yo considero que vamos a poder, juntos, inaugurar una etapa en nuestras relaciones”, dijo.

“Estamos llevando a cabo una transformación pacífica que consiste básicamente en eliminar, desterrar la corrupción, que es el mayor problema, la causa principal de la desigualdad económica, social, de la violencia, migración, de muchos más, si se termina con la corrupción, si la desterramos, y nos esta dando resultados, vamos a poder vivir en una sociedad mejor y en eso vamos”, dijo el Presidente.

Asimismo, reiteró al secretario de Estado de Estados Unidos Antony Blinken, el Fiscal General Merrick B. Garland, y el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, la invitación a su homólogo estadunidense, Joe Biden, para visitar México y reconoció el trabajo de Ken Salazar, como embajador en México. 

“Nos da mucho gusto que estén aquí y un saludo miura afectuoso al presidente Biden y la invitación para que cuando él pueda nos visite, aquí el embajador ya ha tenido con nosotros muchas platicas, es un buen representante representante de Estados Unidos, un hombre muy respetuoso que esta hospiciano la amistad”, afirmó.

Comentó que también se extiende la invitación a reunirse con los senadores, para que conozcan más sobre la realidad de México y que sea por el bien de ambos países.

En el desayuno, estuvieron presentes, además de López Obrador y el canciller, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández; los titulares de la secretarías de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González; de Marina, José Rafael Ojeda Durán; de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez Velázquez; de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, así como el embajador de México en Estados Unidos, Esteban Moctezuma Barragán, el director del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño Yáñez y el titular de la Unidad para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Roberto Velasco Álvarez.

Por parte del gobierno de Estados Unidos se sentaron a la mesa Antony Blinken, secretario de Estado; Merrick B. Garland, fiscal general; Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional; Bruce Swartz, fiscal general adjunto y consejero de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia; Wally Adeyemo, secretario adjunto de la Tesorería.

Además de Brian A. Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental; Juan Sebastián González, consejero especial del presidente y director principal para el Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad; Serena Hoy, subsecretaria de Asuntos Internacionales del Departamento de Seguridad Nacional, y Brian Naranjo, tomador de notas de la Embajada de Estados Unidos en México.