“¿Cómo puede defenderse un sistema que es un atraco y no solamente contra la CFE, contra el pueblo de México?”, cuestionó Manuel Bartlett Díaz, Director General de la CFE, en conferencia de prensa, tras exponer que el Sistema Eléctrico Mexicano es un sistema oligárquico en el que “los grandes no pagan, los ricos no pagan y los pobres están sufriendo”.

Destacó que con la iniciativa de reforma en materia eléctrica impulsada por el Ejecutivo Federal no se propone expropiar a los generadores privados, sino que se plantea un mecanismo en donde el Estado garantice la electricidad para el país, mientras que se invita a la iniciativa privada a participar en el 46% del mercado eléctrico mexicano.

“El 46 por ciento del mercado eléctrico nacional, el 46 nada más es más grande que el sistema de Argentina es más grande que el sistema colombiano, es más grande que prácticamente en toda América Latina, el 46 ¿eh? Salvo Brasil que es un país enorme, les estamos invitando a que participen, si ellos quieren participar, dicen que ellos quieren mucho a México y se quieren quedar aquí. Muy bien, bajo las reglas del Estado”.

Explicó que la iniciativa busca que el Estado retome el control del Sistema Eléctrico Nacional para ejercerlo a través de la CFE, la empresa nacional que está plenamente capacitada para surtir la electricidad, generarla, llevarla a todos los rincones del país a los mejores precios ya que “la electricidad es el insumo más importante del país, tiene que ver con todo, es un fluido de vida para todos los mexicanos”.

Señaló que, en la normatividad actual en materia eléctrica, aprobada en 2013, no existe la mínima esencia de un sistema de competencia, sino que el conjunto de leyes establecido en ese entonces para normar la reforma constitucional tenía un objetivo claro: la desaparición de la CFE.

Bartlett Díaz detalló que, por ello, la propuesta de reforma en materia eléctrica impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador no se trata de una confrontación entre un sistema estatista y un sistema de competencia, porque el sistema que establecieron no es un sistema de competencia sino un mecanismo establecido para la desaparición de la CFE.

DIVISIÓN SIN COMPETITIVIDAD

El titular de la CFE expuso que, bajo el argumento de hacerla más competitiva, la reforma de 2013 instruyó la separación legal de la CFE, por lo que fue dividida en diferentes empresas que competían entre sí mismas. Sin embargo, las subsidiarias y filiales creadas fueron poco eficientes debido a que les fueron impuestos consejos de administración y mucha burocracia.

“Todas las piezas del sistema de la CFE se van convirtiendo en empresas que deben de competir entre sí”, dijo. “Es la primera clara decisión de desaparición de la CFE, así nos la encontramos nosotros”.

SISTEMAS DE AUTOABASTO, “UN ROBO”

Bartlett Díaz explicó que las sociedades de autoabasto actualmente consisten en la existencia un generador de electricidad privado que consigue socios a los cuales vende electricidad en un mercado eléctrico paralelo. Señaló que estos generadores

se interconectan a la red de transmisión de la CFE con lo que ocasionan inestabilidad y pérdida de confiabilidad en el sistema, además de no cubrir el costo real del transporte de electricidad.

Actualmente existen 239 centrales de autoabasto que cuentan con 77,767 consumidores, cuando al haber 239 centrales debería haber solo 239 consumidores.

“Este es otro tema donde se demuestra que el sistema impuesto es un robo, un atraco. Vienen y se apoderan de las redes, no invierten nada, se suben con estas ventajas en contra de la CFE, una tras otra”, destacó Bartlett Díaz. “Son delincuentes los que están haciendo al cuento diciendo que son socios y es delincuente el que les vende diciendo que son socios”.

SIN COMPETITIVIDAD EN COMPRA DE ELECTRICIDAD

En su participación, Mario Morales Vielmas, Director de Intermediación de Contratos legados y Coordinador de Planeación Estratégica de la CFE, destacó que con la legislación actual CFE Suministro Básico, el área encargada de entregar la electricidad a los mexicanos, está atado de manos y no puede hacer compras que optimicen su operación.

Detalló que la CFE es obligada a comprar energía a través de contratos legados, que reducen su disponibilidad de capacidad y energía; a través de subastas de largo plazo, donde solo los privados podían participar y se diseñaron reglas para excluir a la CFE; y a través de compras en el mercado a corto plazo, un mercado volátil.

“Es un esquema perverso que se diseñó para poder hacer la transición de lo que era la CFE a un mercado mayorista que beneficia definitivamente a los privados”, señaló.

SIN COMPETITIVIDAD EN CELS

En la legislación de 2013 también se estableció la emisión de Certificados de Energía Limpia (CELs) con el propósito de incentivar la generación eléctrica a través de fuentes limpias.

Para ello, la CRE emite estos certificados por cada megawatt producido, generalmente con energía eólica o solar, y una vez que se les otorgan estos certificados, la CFE los tiene que comprar. Sin embargo, no contempló que la CFE tuviera acceso a dichos certificados por la energía limpia que ya produce a través de su generación nucleoeléctrica, hidroeléctricas y geotérmica.

A la fecha, Suministro Básico ha pagado más de 6 mil millones de pesos, por estos certificados. Morales Vielmas destacó que es una aberración que en México se haya obligado a que se de este tipo de estímulos a las energías renovables, puesto que ya son competitivas

LA RED ELÉCTRICA NACIONAL

El Director de la CFE señaló que, aunque las redes de electricidad pertenecen al Estado, son organismos autónomos que obedecen a intereses privados, quienes deciden quién se conecta y cuánto pagan.

Señaló que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) entregó permisos para que generadores privados hicieran uso de la red de transmisión sin haber un equilibrio entre la demanda y el consumo cuando la planeación debería ser precisa.

“Lo que hicieron fue dar permisos sin ninguna planeación. En donde se les dio la gana a estos inversionistas extranjeros ahí se colocaron, no hubo ninguna planeación. En consecuencia, el desastre que existe hoy en el manejo de las redes es un enorme peligro para la población mexicana, para todos porque está ya sobresaturado (…) Es una falla verdaderamente aberrante la desesperación por colonizar rápidamente el mercado eléctrico”.

YA SE CUMPLE CON EL TRATADO DE PARÍS

Carlos Morales Mar, Director Corporativo de Operaciones de la CFE manifestó que actualmente la CFE ya cumple con el objetivo establecido para 2024 en el tratado de París, al producir el 35.42% de su energía a través de fuentes limpias.

Sobre los señalamientos de que la CFE genera con energía sucia y que la generación limpia disminuirá por la falta de inversiones, Morales Mar dijo que está en marcha la modernización de 14 hidroeléctricas a las que se les cambiará todo el equipamiento lo que les dará 50 años de vida más.

Además, están en proceso un programa geotermoeléctrico y un proyecto de energía fotovoltaica por lo que, con esas inversiones, no habría problema alguno para llevar a cabo la generación limpia instalada.

EL PROPÓSITO DE LA INICIATIVA DE REFORMA

Bartlett Díaz dijo que, al desaparecer la CFE, la electricidad quedaría en manos de empresas privadas cuyo único objetivo es ganar dinero lo cual es lógico, pero cuando se trata de un servicio esencial para la vida de todos, no se puede dejar en manos de intereses privados.

“Esta es la justificación detallada de por qué es indispensable que este sistema se quite y tengamos un sistema que le de garantía a los mexicanos de tener electricidad a los más bajos precios, como lo ha venido haciendo CFE por indicaciones del presidente”, señaló.

LA DISCUSIÓN DE LA REFORMA

Manuel Bartlett dijo que todos deben participar en el proceso legislativo para aprobar la iniciativa de reforma. “Nosotros estamos listos, conocemos el sistema, lo hemos desmenuzado, tenemos todos los datos, tenemos toda la información para enfrentar cualquier debate. Es, como lo dice el presidente, un debate nacional de uno de los temas más importantes de nuestro país”.