“¡Ya basta de agresiones a la UNAM!”, reclamó la senadora panista, Kenia López Rabadán al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, quien desde la “mañanera” violentó a la máxima casa de estudios, queja a la que se sumó el priista Manuel Añorve Baños durante la sesión ordinaria de este jueves.

El presidente criticó a la UNAM que “se volvió individualista y defensora de estos proyectos neoliberales, perdió su esencia de formación de cuadros y profesionales para servir al pueblo”.

Desde su escaño, López Rabadán dejó en claro que “aquí estamos sus egresados”, pero “lamentamos muchísimo la estigmatización que el presidente de la República hace sobre la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Yo soy egresada de la UNAM. Muy lamentable que el Ejecutivo federal violente a nuestra máxima casa de estudios, yo diría de manera irresponsable”, institución que de inicio en su nombre lleva su cualidad autónoma.

También desde su escaño, Manuel Añorve recordó las coincidencias con el presidente López Obrador, pero la UNAM es la casa de estudios que le ha dado oportunidad al pueblo de México. Es la primera universidad en Iberoamérica, inclusive más arriba que la Universidad Buenos Aires. La UNAM es el centro de pluralidad política de México.

“La UNAM ha generado miles de profesionistas, científicos, ha generado arte, cultura, y existe una pluralidad donde todos los egresados de la UNAM, como usted (Olga Sánchez Cordero) y como yo y como muchos de los que están aquí presentes, manifestamos nuestras ideas sin que nadie nos lo limite”.

Con todo respeto, dijo, “la UNAM no debe de estar en un debate nacional. La UNAM, al contrario, debemos cerrar filas para seguirla fortaleciendo”.

Al final, las senadoras del blanquiazul López Rabadán y Xóchitl Gálvez, desde sus escaños lanzaron un Goya. A lo lejos, la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero afirmó: “Yo también soy de la UNAM”.