Por Mauricio Conde Olivares

Ahora que se conmemora el Día de Muertos convendría que usted se entere que El Club Primera Plana condena el asesinato de nuestro compañero Fredy López Arévalo ocurrido el pasado jueves en San Cristóbal De Las Casas, Chiapas.

Exigimos a las autoridades locales y federales encontrar a los culpables de este artero crimen que acabó con la vida del colega periodista.

La estadística de los atentados a representantes de los Medios de Comunicación está en aumento. Por eso hacemos también un llamado a la ciudadanía para que no denigre esta profesión que se ejerce para tenerla informada. Profesión que ha sido severamente afectada por el COVID-19.

Desde estas líneas no le decimos adios a nuestro colega en Novedades Editores S. A. de C. V., sino simplemente hasta luego.
Por otra parte, sabemos que morir conlleva, en la mayoría de las ocasiones, un gasto inesperado y fuerte para los deudos. Sin embargo, dicho gasto depende de los paquetes que se contraten para honrar la memoria del fallecido.

De acuerdo con el Sondeo de precios y características de paquetes funerarios, publicado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en julio de 2019 el costo de un paquete funerario básico, con inhumación o cremación, rondaba entre los 3 mil y los 45 mil pesos. A pesar de ello, el costo de un servicio funerario en la capital del país puede alcanzar los 200 mil pesos.

Por ello, con cualquier tema relacionado con el dinero, lo mejor siempre es prevenir. La muerte forma parte de la vida y, en este sentido, es importante reconocer que es posible prever desde ahora el gasto que los familiares o allegados tendrán el día en que ya no se esté físicamente.

Por fortuna, existen un par de opciones que pueden compararse de forma tranquila y no en un momento confuso: los planes funerarios y el seguro de gastos funerarios. Si bien ofrecen servicios similares, operan de forma diferente. En general, su diferencia radica en que el seguro brinda una suma asegurada o reembolsa a los beneficiarios para cubrir los gastos del deceso, y el plan brinda todos los servicios funerarios.

Por otro lado, un plan es vitalicio, es decir, no vence y se transfiere a otros familiares de la persona. En el caso del seguro, es necesario renovarlo cada año o de manera automática.

“Tras el deceso de un ser querido, el primer gasto que tienen que afrontar los familiares es el funeral, lo cual puede representar un golpe fuerte a su economía. Por ello, un seguro o un plan funerario pueden apoyar en los gastos”, señaló Pilar García, Directora de Marketing y Operaciones de http://www.rastreator.mx, comparador de seguros en México.

Es importante destacar, que tanto el seguro como el plan, tienen servicios y coberturas distintos con beneficios pensados en diferentes necesidades, entre ellos asesorías, notificaciones a acreedores o beneficiarios; servicios fúnebres, repatriación, gestoría de trámites ante dependencias; servicios religiosos, asistencia jurídica, psicológica o médica; entre otros.

Pilar García dijo que así como hoy en día nos aseguramos a través de gastos médicos mayores, seguros de vida o pensiones, es crucial pensar en el futuro de quienes vayan a despedirnos y ahorrar: “Hay un sinfín de opciones de planes y seguros en el mercado con diferentes servicios y coberturas. Por ello es necesario confrontar opciones para evitar que en el futuro los allegados adquieran deudas”, finalizó.

Ante ello, una serie de consejos para mantener la tranquilidad financiera en el momento en que fallece un ser querido:
Comparar. Tómate un tiempo y conoce los diferentes planes y seguros que existen, y escoge el que mejor se adapte a tus gustos, necesidades y circunstancias particulares. Sólo comparando y comprobando los servicios que ofrecen, se puede escoger la mejor opción, congelar montos y obtener facilidades de pago.

Hablar. Una vez contratado el servicio, lo mejor será hablarlo con alguna persona designada para que conozca cómo actuar y así evitar que surjan gastos ante la confusión y el dolor. Por el contrario, empoderarás a la persona y familiares para tomar decisiones inteligentes respecto a las finanzas.

Designar un fondo de ahorro. Así como ahorramos con diversos objetivos en la vida como viajes, una casa o un auto, es recomendable ahorrar para el momento del deceso. Aunque se cuente con planes o seguros, algunos gastos pueden presentarse y el impacto de un fallecimiento puede ser mayor si no se cuenta con los recursos necesarios.

Esta es una oportunidad de dejar de ver el tema del deceso como tabú. Velar por la tranquilidad de nuestros allegados implica mucho más que los seguros de vida o los testamentos. El momento del fallecimiento es duro y evitar un gasto más a nuestros seres queridos contribuirá al gran legado de nuestra vida.

En otro orden de ideas, ¿sabía usted que ayer fue el Día Mundial de las Ciudades? Este día fue establecido por ONU-hábitat, es el programa de la Organización de las Naciones Unidas para fomentar una el desarrollo de asentamientos humanos social y ambientalmente sostenibles.

Este año el tema principal es la adaptación de las ciudades para la resiliencia climática con el objetivo de promover la urbanización sostenible, porque las ciudades están viviendo los efectos del cambio climático, acontecimientos que están rodeados de diversas problemáticas que incluyen la pobreza, la necesidad de infraestructura resiliente, vida sostenible y garantizar el acceso a servicios básicos para todos.

En México, con una población de 126 millones de personas, el acceso al agua es el principal problema por resolver. Considerando que el estrés hídrico ha sido en gran medida un problema provocado por el ser humano debido al aumento en su consumo y en consecuencia ha superado las tasas de reabastecimiento, por lo que es importante que todos trabajemos juntos para proponer alternativas que aseguren una vida más saludable y sostenible.

“El acceso al agua de calidad es un derecho humano que permite a las personas vivir dignamente a la vez que asegura el correcto funcionamiento de las diversas industrias, por eso debemos ver a este recurso como un bien económico, social y ambiental, que necesita de acciones corresponsables” comentó Juan Carlos Arce, Marketing Head para Soluciones de Mejoramiento de Agua de Grupo Rotoplas.

Un informe del World Resources Institute (WRI) concluyó que solucionar los desafíos del agua incluyendo la escasez, la desigualdad en el acceso a la potabilización y su contaminación, requieren únicamente una inversión anual de 1.04 billones de dólares hasta 2030, es decir 29 centavos por día por persona.

“En ese sentido, se debe de profundizar en aquellas soluciones sostenibles que ayuden a mitigar los efectos de las problemáticas descritas. Una de ellas puede ser las Plantas de Tratamiento de Aguas (PTA) y las Plantas de tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), las cuales constituyen una valiosa herramienta para el aprovechamiento del recurso natural, no solo en infraestructuras de vivienda, también en zonas industriales y de cultivo,” agregó el directivo

Las PTA y PTAR eliminan agentes físicos y biológicos en diferentes niveles que permiten la reutilización del líquido en actividades como el lavado, riego o incluso para reintegrarlo en ríos y lagos de manera menos nociva y se pueda preservar el recurso natural.

En México, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), en el país hay 997 plantas potabilizadoras de agua y 3,661 PTAR, de las cuales en promedio el 20% de cada segmento no están funcionando debido a factores como la falta de recursos, pese a que esta alternativa permite preservar el medio ambiente y propiciar una mayor disponibilidad del líquido.

Por eso es importante adoptar un enfoque holístico para desarrollar la resiliencia en las ciudades y soluciones como la captación pluvial, el almacenamiento de agua y las plantas para tratar este recurso son algunas opciones que pueden ser adoptadas tanto por gobiernos, empresas y los mexicanos en general.

“Considerando que aproximadamente la mitad de las aguas residuales generadas en todo el mundo se vierten sin tratamiento al medio ambiente, es importante hacer conciencia del reto que tenemos frente a nosotros para darle al recurso un mejor uso. Fechas como el Día Mundial de las Ciudades son una buena oportunidad para evaluar el panorama y unir esfuerzos para ofrecer soluciones innovadoras que brinden más y mejor agua,” concluyó Arce; empero, lo anterior será motivo de posterior análisis en otra entrega de HORA 14.

mauricioconde59@outlook.com

Twitter: @mauconde