Pese a ser una de las banderas de la actual administración en la Ciudad de México, el combate a la corrupción carece de los mecanismos institucionales para su operación, por lo que es necesaria una modificación a la Ley en la materia para que la Política Anticorrupción sea tomada en cuenta por las autoridades, más allá del discurso, estableció el representante de la Bancada Naranja en el Congreso de la CDMX, Royfid Torres González.

El legislador ciudadano impulsó una Iniciativa de Ley para establecer las bases para la elaboración de la política local anticorrupción, con una vigencia de ocho años.

“La semana pasada presentamos un punto de acuerdo para exhortar a la pronta presentación de la política Anticorrupción, la cual no fue aprobada, por lo que hoy me encuentro aquí con una iniciativa con proyecto de decreto para mejorar a fondo dicha Ley”, señaló.

El coordinador de la Asociación Parlamentaria Ciudadana cuestionó al gobierno de la ciudad, después que apareciera una entrevista en medios en la que el titular del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción local revela falta de presupuesto para su operación.

“¿Por qué un gobierno cuya bandera es el combate a la corrupción y a la impunidad no sólo no promueve, sino obstaculiza el trabajo del Sistema? Este problema tiene su origen en dos razones fundamentales: el mal diseño y el desinterés del gobierno para combatir la corrupción, ¿por qué a la mayoría de este Congreso no le interesa un organismo de combate a la corrupción cuando los índices señalan que es uno de los problemas que más aquejan a los capitalinos?”, sostuvo.

Torres González hizo un llamado desde la tribuna de Donceles para que el resto de los diputados se interesen en la materia, ya que la Ciudad carece de una política en la materia que contradice lo que tantas ocasiones presumen haber terminado con ella, cuando diversos estudios revelan lo contrario.

“Es responsabilidad del Comité Coordinador; sin embargo, a 11 meses de haber sido constituido dicho Comité, no ha podido avanzar y aprobar este proyecto y hoy vemos las razones por las cuales no ha podido hacerlo es porque no hay apoyo para que realice sus funciones. La ciudad es el lugar 28 de 32 en corrupción en el país y ya hay 16 entidades que cuentan con esta política local, que permite identificar, plantear metas y objetivos institucionales para trabajar en ellos, pero la Ciudad de México ni siquiera tiene un proyecto tal”, dijo.

Finalmente, el representante ciudadano indicó que con las modificaciones propuestas se permitirá establecer en la Ley misma, “reglas claras para la formulación, aprobación y adopción de Política Anticorrupción local, contemplando los plazos para su implementación, ejecución y evaluación”.

“La corrupción no se combate con discursos ni con buenas intenciones, es un mal estructural sostenido en malas prácticas a lo largo de muchos años”, sentenció.