Francisco Garfias

Cunde el pánico en las filas del Partido Republicano en Estados Unidos. La advertencia del presidente López Obrador de exhibirlos en la mañanera si votan en contra de una eventual iniciativa del presidente Biden para legalizar 11 millones de inmigrantes, los puso bajo alerta.

“Si legisladores de un partido bloquean esta iniciativa, nosotros lo vamos a señalar en su momento de manera respetuosa; lo vamos a dar a conocer desde aquí, de que un partido, sus legisladores, no ayudaron a algo que es justo, humanitario”, señaló el mandatario. No se ría. No es broma. Eso dijo. Lo hizo dos días antes de viajar a Washington para asistir a la Cumbre de Líderes de América del Norte.

Más allá del comentario, hecho claramente para consumo interno, es pertinente preguntarse: ¿la no intervención en asuntos de otros países, regla central de la política exterior mexicana, sólo aplica para Cuba, donde están prohibidas las manifestaciones y se encarcela a los que protestan?

¿Para Nicaragua y el régimen del sátrapa Daniel Ortega, que encarceló a todos los aspirantes a la Presidencia y ganó una “elección” como candidato único? ¿Para Venezuela y el eterno madurismo dizque de izquierda que eliminó libertades, encarceló a opositores y reprimió a inconformes?

¿Asumir una posición a favor de los reprimidos en esos países no es también justo y humanitario? Definitivamente la política exterior no es el fuerte de AMLO… ni la interior.

* Por cierto, uno de los temas que abordarán BidenTrudeau y López Obrador, en la mencionada cumbre, será el de la “integración energética”, de acuerdo con el gobierno de EU. Sobra decir que la Reforma Eléctrica de AMLO choca de frente con la tendencia a la generación de energías limpias que hay en Canadá y Estados Unidos.

* Al PAN, principal partido opositor, le suenan las tripas. Algo no va bien en su interior desde que Marko Cortés, jefe nacional de ese partido, admitió, en privado, que de las seis elecciones de gobernador programadas para 2022, sólo en Aguascalientes tiene posibilidades su candidato.

En la charla da por perdidos Durango, QRoo y Tamaulipas, que gobierna el azul, y los todavía priistas Hidalgo y Oaxaca, Después de que fuera filtrada esa conversación interna, Marko anunció, en un comunicado, la invitación a incorporarse al CEN a panistas que son sus críticos, pero sin avisarles.

El senador Damián Zepeda es uno de ellos. Le escribimos para pedirle un comentario sobre su rechazo a incorporarse al CEN. Va la durísima respuesta que recibimos:

“Sale MK en un comunicado informando que invitó a Adriana (Dávila), PriegoMaderoPancho (Domínguez) y a mí a la campaña, con cargos específicos, pero sin avisarnos. “Una invitación hipócrita, que más bien es una simulación. Lo hace tratando de hacer ver que él nos invitó y buscó sumar. La verdad es que no busca diálogo ni consenso, ni escuchar la visiones distintas. Sólo hacer ver que no lo queremos ayudar.

“Otra vez actúa por su miedo al resultado en 2022, buscando repartir la culpa de lo que, dice, será una derrota, curándose en salud. Chiquito, chiquito.

“Ya le contesté que yo ayudaré siempre al PAN, pero no formaré parte de su CEN. Entiendo que la mayoría lo mandó a volar. Es puro rollo. Puro discurso”, remató.

El CEN del PAN dio a conocer, en un comunicado en el que informa que el método de selección de su candidato o candidata en Aguascalientes, será por encuesta.

La alcaldesa de la ciudad de Aguascalientes, Tere Jiménez Esquivel, y el senador Juan Antonio Martín del Campo, dos de los principales aspirantes, respaldaron el método y se comprometieron a respetar el veredicto, asegura el comunicado.

Delfina Gómez, titular de la SEP, pasó aceite al comparecer ante comisiones en el Senado con motivo de la glosa del Informe. La siempre aguerrida Xóchitl Gálvez, PAN, se salió del tema educativo para pedir a la secretaria “separarse del cargo”, a fin de facilitar la investigación sobre el “diezmo voluntario”, descontado a los trabajadores de la alcaldía de Texcoco, que ella encabezó, para su campaña a diputada federal en 2015.

Luego de recordar la denuncia que le puso en la Fepade y que el INE y el Tribunal Electoral confirmaron un desvío de 13 millones de pesos, Xóchitl agregó: “Yo creo que usted no se los robó, no fueron a dar a sus bolsillos, pero ésa fue una decisión ilegal, haber retenido esos 13 millones a sus empleados.”

Respuesta de Delfina: “Todos los que me conocen, saben que yo jamás, jamás haría una cosa así, porque mis padres y mis amigos me enseñaron ante todo la pulcritud en un trabajo y en el desempeñó de una función”.

Obvio que no se separará del cargo.

Publicado en excelsior