El Gran Premio de Qatar se llevó a cabo en el Circuito de Losail, una pista que tradicionalmente es de Moto GP y los pianos causaron estragos en los pilotos a lo largo de las 57 vueltas en el trazado de 5.38 kilómetros.

Lewis Hamilton arrancó desde la posición de honor y se llevó toda la carrera de punta a punta. Mientras que Max Verstappen remontó algunos lugares, pero sólo le alcanzó para ponerse segundo, atrás del inglés de Mercedes.

Checo Pérez arrancó en el lugar 11 y desde la primera curva adelantó a varios pilotos, y se puso en tercer sitio, aprovechando que Bottas sufrió una ponchadura y apenas alcanzó a regresar a pits para el cambió de llantas y también le cambiaron el alerón delantro.

La estrategia de Red Bull fue meter a sus dos pilotos en el podio, y que Bottas no alcanzara zona de puntos para reducir la mayor cantidad de puntos en el Campeonato de Constructores.

Pérez Mendoza fue llamado a una segunda parada en pits y lo relagó hasta la séptima plaza, pero el tapatío rebasó a varios hombres y se puso quinto cuando quedaban 10 vueltas de las 57 que estuvo pactado el GP de Qatar.

Valtteri Bottas no acabó el Gran Premio, con lo que Red Bull consiguió un objetivo impresionante para reducir la mayor cantidad de puntos en la lucha por el título de escuderías.

Lewis Hamilton apretó demasiado el Campeonato de Pilotos al ganar, pero Verstappen se subió al podio en segundo lugar, con lo que en el próximo Gran Premio, en Arabia Saudita, será fundamental en la contienda por la cima.

Mientras tanto, Fernando Alonso gritó Olé, Olé al subirse al podio en tercer sitio y no lo hacía desde Hungría en 2014.

Checo Pérez repitió el cuarto sitio de Interlagos, y Bottas no sumó un sólo punto al retirarse en Qatar.

La vuelta rápida fue para Verstappen y todo se definirá en el último GP del año en Abu Dhabi.

Fuente: 24 horas