Ante la preocupante brecha digital y la desigualdad con las personas que no cuentan con acceso a la tecnología, la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Gabriela Quiroga Anguiano, propuso que se reconozcan como derechos el acceso a los servicios de energía eléctrica e internet de banda ancha de alta calidad de manera gratuita.

Manifestó que, de acuerdo con el Programa de Desarrollo Eléctrico Nacional, presentado por la Secretaría de Energía en 2020, un millón 800 mil habitantes no tenían servicios de electricidad, sobre todo en las comunidades rurales de los estados más marginados.

Señaló que la energía es fundamental para sostener el bienestar y desarrollo de las personas y a su vez la energía, en sus procesos de extracción, generación, distribución, transporte y uso, genera impactos ambientales locales y globales, siendo el sector que más contribuye a la emisión de gases efecto invernadero.

Por lo que uno de los retos más grandes del siglo XXI es la brecha digital, aquella distancia que existe entre quienes cuentan con la tecnología más avanzada, y aquellos que no tienen acceso a los medios electrónicos e incluso a la energía eléctrica.

En este sentido, Quiroga Anguiano, explicó que esta iniciativa propone que el Estado garantice el derecho a la energía eléctrica gratuita, y que la ley defina las bases, apoyos y modalidades para el acceso equitativo a la energía de calidad, adecuada, segura, confiable y no contaminante, en conjunto con la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios o demarcaciones, así como la participación de la ciudadanía. 

Desde esta perspectiva, es necesario que la energía sea accesible y continua, de alta calidad, asequible y suficiente para la diversidad de condiciones geográficas y culturales del país, abundó.

Asimismo, la diputada perredista, explicó que una de las metas de todo gobierno es garantizar el derecho humano al internet y aumentar la cobertura de banda ancha para alcanzar y dar servicio a toda la población, pero para lograr tan ambiciosa meta resulta indispensable extender la cobertura de banda ancha, desde luego, a las zonas que sufren los mayores niveles de marginación y pobreza. 

Resaltó que, de acuerdo con el INEGI, solo el 47,7% de las zonas rurales de México tienen acceso a internet. Es decir, si la población no tiene este acceso a la tecnología estamos rezagados como país, y eso tiene un fuerte impacto no solo en el conocimiento de los estudiantes y su desarrollo, sino que también limita el tipo de aprendizaje que reciben las y los niños.

“No solo es necesario garantizar el derecho de acceso al internet, sino que éste debe ser de alta calidad, pues en efecto, el derecho a una conexión de internet veloz se está convirtiendo en un derecho básico, pues para millones de personas el internet es una herramienta fundamental en sus trabajos y estudios, y para otros millones es el centro de su vida social”, agregó.

Por lo que esta iniciativa también busca que el Estado garantice el acceso al internet de alta calidad, las tecnologías de la información y comunicación, así como a los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, y que a su vez establezca las condiciones de competencia efectiva en la prestación de dichos servicios, acceso gratuito de manera progresiva a internet en todos los espacios públicos, escuelas públicas, edificios gubernamentales y recintos culturales. 

Finalmente, la diputada Gabriela Quiroga Anguiano, señaló que terminar con la brecha digital y garantizar el acceso a la luz e internet gratuito de manera gratuita son un reto para nosotros como legisladoras y legisladores, pero también una oportunidad para garantizar una mejor calidad de vida, educación, salud y desarrollo económico a las y los ciudadanos. 

“Sin ello, las desigualdades en el acceso a la tecnología perpetúan las brechas, el desarrollo humano y condenan a un porcentaje importante de población a vivir en pobreza”, concluyó.