Los hechos recientes en torno al Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) “han servido de plataforma para que grupos al interior, e incluso externos (a esa casa de estudios), los utilicen con fines e intereses ajenos al quehacer académico de la institución”.

Así lo señaló esta noche el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y exigió a quienes tomaron las instalaciones del CIDE en las sedes de la Ciudad de México y Aguascalientes, el pasado 29 de noviembre, a “liberarlas a la brevedad”.

Con ello, apuntó, “no seguirán afectando a la comunidad del CIDE ni impidiendo las labores académicas y de investigación, de evaluación de las y los profesores, así como los pagos y otros procesos administrativos”.

En un mensaje dirigido a la comunidad del CIDE, el Conacyt llamó a un diálogo “respetuoso, libre y transparente” a los grupos que se ponen a la designación de José Antonio Romero Tellaeche como director general del Centro –que se dio el lunes pasado—, e insistió que ese nombramiento se apegó al estatuto general de la institución y “se desarrolló siguiendo el mismo estándar académico que en el nombramiento de los titulares de otros Centros de Públicos de Investigación coordinados por el Conacyt”.

La dependencia subrayó que esta designación “es atribución conferida al titular del Conacyt”, por lo que quienes sostienen que es el Consejo Directivo del CIDE a quien corresponde o que el proceso aún no ha culminado, “revelan desconocimiento de la normativa o mienten de manera deliberada”.

Recordó que hasta ahora no han prosperado los juicios de amparo en contra de la designación de Romero Tellaeche como director general del CIDE, e incluso en uno ya se negó la suspensión del acto reclamado.