Para establecer como obligación de los patrones conceder a los trabajadores el tiempo necesario para ejercer su derecho a participar en los procesos de revocación de mandato, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformas a la fracción IX del artículo 132 y a la fracción V del artículo 204 de la Ley Federal del Trabajo.

El documento avalado, en lo general y en lo particular, por 397 votos a favor, 70 en contra y 19 abstenciones, fue enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales.

Refiere que en diciembre de 2019, entró en vigor la revocación de mandato, como consecuencia de la reforma constitucional que le dio vida, otorgando a los ciudadanos la posibilidad de solucionar la conclusión anticipada de las funciones del Presidente de la República en el desempeño del cargo, a partir de la pérdida de confianza.

Existe, añade, una escasa participación de la ciudadanía, lo que genera un abstencionismo, “pero esto ocurre dado que no se cuenta con un instrumento donde pueda ejercer una participación ciudadana firme; por ello, la incorporación de la revocación del mandato representa un estímulo para participar de manera activa en las figuras establecidas en la Constitución”.

Considera necesario dotar de mayores posibilidades a los ciudadanos para ejercer su derecho de participar en la vida democrática del país y armonizar las disposiciones que lo permitan.

Abunda que dada la realidad laboral en donde las actividades de los trabajadores aumentan los fines de semana y debido a que no existe un considerable impacto en la productividad de las empresas que desempeñan labores de forma preponderante durante esos días, “es que se propone la reforma a la Ley Federal del Trabajo para contemplar el proceso de revocación de mandato, el cual, en su caso, se realizaría solamente una vez cada seis años”.

Fortalecer la democracia

En la fundamentación del dictamen de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, la diputada Rosa Hernández Espejo (Morena) expresó que la participación ciudadana juega un papel determinante para la elección y la toma de decisiones en el país; uno de los retos que enfrenta la democracia, es en materia de fomentar la participación.

Indicó que el propósito de la reforma es fortalecer la participación ciudadana en la toma de decisiones para beneficio del Estado. Refirió que el 20 de diciembre de 2019 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Constitución Política, en materia de consulta popular y revocación de mandato.

En la actualidad, dijo, la Ley Federal del Trabajo respalda y garantiza la participación de los trabajadores en las jornadas electorales; sin embargo, “es omisa en contemplar los distintos medios de participación ciudadana”.

Por ello, afirmó, es necesario establecer de manera clara, la obligación de los patrones de otorgar permiso a los trabajadores que laboren en días que se lleve a cabo el proceso de revocación de mandato, para que acudan a ejercer su derecho a participar en la vida democrática, sin que exista alguna afectación a su salario, prestaciones o derechos laborales.

Hernández Espejo subrayó que la reforma busca ser un complemento directo de esta figura de revocación de mandato, al establecer la obligación del patrón de conceder el tiempo necesario a sus trabajadores para ejercer su voto, no sólo en las elecciones sino también en la revocación de mandato.

“Votar en la revocación de mandato debe ser considerado también como un derecho y, en el caso de los trabajadores, no puede ser limitado cuando el ciudadano se encuentre en labores. Ello, permitirá fortalecer la democracia, para que se lleve a cabo un proceso de elección transparente, equitativa, en el que se fomente la máxima participación ciudadana y contribuya al desarrollo del país”, aseguró.

Gran herramienta que usará el pueblo

Una de las promoventes de la reforma, diputada Simey Olvera Bautista (Morena) expuso que la ley de revocación de mandato es el instrumento ciudadano para que México tenga la oportunidad de quitar o dejar a un presidente. “Hoy cientos de personas siguen recolectando firmas para hacer posible que se le consulte al pueblo, algo sin precedente en esta República, que hace que poco a poco sigamos la democracia de países desarrollados”.

Puntualizó que es una gran herramienta que usará el pueblo de aquí en adelante, “para que de verdad le demos el poder de poner y quitar. No sólo se tiene que decir, se tiene que llevar a la práctica. Estamos diciendo que sí a este ejercicio; así es como se construye la participación ciudadana y la democracia participativa. Es necesario adecuar la normativa para los trabajadores y garantizar que estos puedan ejercer también su voto en los procesos de revocación de mandato”.

Se requiere de la asistencia de todas y todos

Julieta Andrea Ramírez Padilla, diputada de Morena, destacó que ante los obstáculos que enfrenta la democracia en México, “esta soberanía está obligada a promover la libre participación del pueblo tanto en los comicios como en las consultas populares, pues eso es democracia participativa”.

Señaló que dichas jornadas requieren de la asistencia de todas y todos; por ello, es importante que la fuerza laboral del país cuente con las facilidades para ir a participar. “Proponemos que se agregue en la Ley Federal del Trabajo, que los patrones concedan a los trabajadores el tiempo necesario para que puedan asistir a votar en las consultas populares y en los procesos de revocación o de ratificación de mandato; es un derecho del pueblo en una democracia”.