Javier González Ortiz, estudiante de la Unidad Académica Profesional Acolman de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), promueve el autoempleo, principalmente entre las mujeres, a partir de la oferta de talleres para la producción de piñatas.  

El alumno del 9º semestre de la Licenciatura en Mercadotecnia, con una trayectoria de más de una década en la elaboración de esta artesanía en el municipio mexiquense de Acolman, indicó que con el respaldo de la Secretaría del Trabajo estatal y del propio ayuntamiento de Acolman ha capacitado a amas de casa que no tienen empleo y que mediante la elaboración de piñatas pueden tener un ingreso familiar; sin embargo, también ha ofrecido capacitación a personas mayores de 18 años interesadas en elaborar esta artesanía.   

“La Secretaría del Trabajo apoya a los participantes en estos talleres con un incentivo para establecer su negocio y contar con el material suficiente para elaborar la artesanía, mientras que a través del Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM) apoyamos a compañeros artesanos para que mejoren sus habilidades y técnicas, a crear nuevos diseños”.  

Javier González Ortiz, ganador del Premio Estatal de la Juventud 2021 en la categoría Arte Popular, señaló que desde hace 30 años su familia elabora piñatas y él forma parte de la tercera generación dedicada a ello.  

Refirió que en 2002 impusieron un Récord Guinness al elaborar, en el Centro Cultural Mexiquense de la capital mexiquense, ‘la piñata más grande del mundo’. “La base se construyó en Acolman y en Toluca se armó y decoró con la participación de niños de todo el Estado de México”.  

Javier González Ortiz indicó que en el ámbito profesional, su sueño es formar parte del claustro docente de la Unidad Académica Profesional Acolman de la UAEM. “Quiero apoyar a más universitarios con mis conocimientos y experiencias como emprendedor y artesanos para seguir conservando nuestras tradiciones, para preservar esta artesanía que nos identifica como mexicanos, para dar a conocer su historia a las futuras generaciones”.  

Finalmente, el universitario agradeció a “quienes han confiado en mí y me han apoyado, a la UAEM, a la Unidad Académica Profesional Acolman y a mis maestros”.