Pedro Jiménez Rodríguez

No acostumbro ventilar en mis trabajos periodísticos asuntos personales, pero esta vez voy a hacer una excepción, principalmente porque me encuentro muy consternado por la detención del licenciado José Manuel del Río Virgen.

Del Río Virgen fue detenido en Veracruz y remitido al penal de Pacho Viejo, por su presunta participación en el asesinato de René Tovar, quien fuera candidato a la presidencia municipal de Cazones de Herrera.

Ignoro que relación tenia José Manuel del Rio con el difunto, pero ambos militaban en el mismo partido, Movimiento Ciudadano y nacieron en tierras veracruzanas.

Conozco a José Manuel del Río desde hace más de 20 años y conviví con él entre el año 2000 y el 2003, cuando fue diputado federal y le llamaban “El llanero solitito”, porque era el único legislador de Convergencia por la Democracia, que derivo en lo que es actualmente Movimiento Ciudadano.

Siempre aguerrido, buen orador, con sus ideales muy definidos y un don de gentes que le permitía siempre estar rodeado de amigos.

Nunca le conocí un enemigo, ni personal, ni político, ni siquiera cuando incursiono en el oeste de Veracruz, para enfrentar el cacicazgo priísta en la búsqueda de la presidencia municipal del pequeño municipio de Tecolutla.

Esa Alcaldía la gano a la buena, con votos y la aprobación de la ciudadanía y demostró que se puede hacer gobierno honesto, sin derroches y sin caer en la tentación del amiguismo y mucho menos en el nepotismo.

Por eso y porque después de eso fue otra vez diputado federal y siguió dando clases de economía en el Politécnico. Ligado con Ricardo Monreal, actualmente se desempeña como secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado.

Por eso y porque lo conozco muy bien, puedo dar fe de su calidad moral y honestidad, se me hace punto menos que imposible que haya participado en el complot para asesinar a René Tovar, por lo que, como dijeran los clásicos, yo si metería las manos al fuego por él.

Sin embargo, el golpe ya está dado, el tiempo dirá quien le tendió la trampa y porqué, sin menoscabo de que entendemos muy bien cómo se manejan los gobiernos de Morena, y sobre todo el del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac

García, quien ya ha dado muestras de abusos de autoridad.

Del Río Virgen pasará las fiestas de fin de año en el penal de Pacho Viejo y seguramente superara esta dura prueba, aunque el trago amargo nadie se lo va a quitar.

Reconforta que todos los que han tenido trato con él, en el actual y sus anteriores cargos, han salido en su defensa y claman su inocencia.

Senadores de todos los partidos e incluso la presidenta de ese órgano colegiado, la ex ministra Olga Sánchez Cordero, lo respaldan.

¡Animo querido amigo y maestro ¡

Recuerda que hasta la tormenta más devastadora pasa y esta no será la excepción.

Alejim04@gmail.com