Hasta el 90% de los pacientes con covid-19 en cuidados intensivos en el Reino Unido no han recibido una dosis de refuerzo de vacuna, dijo el miércoles el primer ministro británico, Boris Johnson, excluyendo una vez más cualquier endurecimiento de las restricciones antes de Año Nuevo.

«Lamento decirlo, pero la gran mayoría de las personas que ingresan en cuidados intensivos en nuestros hospitales son las que no recibieron una vacuna de refuerzo», destacó el líder conservador al margen de una visita a un centro de vacunación.

«He hablado con médicos que afirman que hasta 90% de las personas en cuidados intensivos no han recibido una dosis de refuerzo», detalló, renovando su llamamiento a la población para que reciba una dosis adicional.

«Si no están vacunados tienen, en promedio, ocho veces más de posibilidades de terminar en el hospital», señaló Johnson.

Enfrentado a una propagación fulgurante de la variante ómicron, con un récord de casi 130.000 casos registrados el martes en Inglaterra y Gales, el Reino Unido lanzó una campaña masiva de vacunación de refuerzo, que ya permitió administrar una dosis suplementaria a casi 57% de la población mayor de 12 años.

El objetivo es ofrecer una vacuna suplementaria a toda la población adulta antes de finales de año.

Apoyándose en la progresión de la vacunación, y a pesar de las hospitalizaciones en aumento, Boris Johnson volvió a excluir el miércoles endurecer las restricciones en vigor en Inglaterra para frenar la propagación del virus, a diferencia de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, que cerraron las discotecas.

«La variante ómicron sigue planteando problemas reales, vemos que los casos aumentan en los hospitales, pero es claramente menos virulenta que la variante delta y podemos seguir adelante como lo hacemos», justificó el dirigente.

Sin embargo, llamó a la población a celebrar el Año Nuevo «con prudencia».

Fuente: AFP