Derivado de la iniciativa enviada por la Jefatura de Gobierno, que busca elevar a rango constitucional los programas sociales «Bienestar para niñas y niños-Mi Beca para Empezar» y «La Escuela es Nuestra. Mejor Escuela», la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Gabriela Quiroga Anguiano, propuso que estos programas también sean otorgados a estudiantes de escuelas privadas de educación básica.

Explicó que el grupo parlamentario el PRD, busca perfeccionar esta iniciativa bajo los principios rectores de los derechos humanos de progresividad y universalidad, así como los principios constitucionales de igualdad y no discriminación.

“A pesar de que las becas de referencia se eleven a rango de derechos constitucionales, existen algunas distinciones en el sentido de que solamente las niñas y niños inscritos en “planteles públicos” de educación básica accederán a dicha beca, dejando fuera a toda la niñez inscrita en planteles particulares, quienes no podrán acceder a ese apoyo”, resaltó.

Por ello, el PRD planteó reformar la Constitución Política a efecto de que todos los programas sociales orientados a la educación básica, incluyéndose el nivel preescolar, no sólo se eleven a rango constitucional por su relevancia, sino que además se sujeten a la universalidad, para que se destinen a todas y todos los estudiantes, de cualquier institución educativa, ya sea pública o privada.

Ante el pleno del Congreso de la Ciudad de México, Quiroga Anguiano manifestó que existen familias que no necesariamente tienen una posición económica “holgada”, y que algunos padres de familia hacen un gran esfuerzo para poder pagarles la escuela a sus hijos, e incluso muchos ni siquiera cuentan con trabajo formal, no obstante, sus hijas e hijos asisten a escuelas de paga.

Resaltó que muchos de estos menores que se encuentran en escuelas particulares, cuentan con convenios en los centros de trabajo de sus padres, madres o personas tutoras, sin embargo, ese grupo en específico no tiene acceso a los programas de gobierno.

“Asimismo, muchas de esas familias, niñas, niños y adolescentes tienen capacidades diferentes y se ven en la necesidad de asistir a escuelas especializadas particulares, y tampoco tienen acceso a estos apoyos”, agregó.

La diputada perredista, destacó que de acuerdo con una encuesta realizada por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), existen 749 escuelas privadas que brindan educación básica preescolar, primaria y secundaria, localizadas en la Ciudad de México y zona metropolitana.

Mientras que la matrícula de la educación básica en el ciclo escolar 2019-2020 a nivel preescolar público fue de 85.5%, mientras que en el privado fue de 14.5%; a nivel primaria, el público fue de 90.1% y en el privado de 9.9%, y a nivel secundaria, en escuelas públicas fue de 91.0%, y en privadas de 9:0%.

Señaló que es evidente que el porcentaje del alumnado que cursa la educación básica en planteles privados es menor en comparación con el que cursa en instituciones públicas, pero esto no implica que no exista una población que cursa la educación básica en planteles privados.

Por lo que es necesario seguir impulsando los programas sociales educativos, pero estos deben evolucionar, atendiendo al interés superior de las niñas, niños y adolescentes, ponerlas y ponerlos por delante, pues no solo debe garantizarles el derecho a una educación de calidad, sino además un impulso por parte del gobierno, a partir de un enfoque de derechos humanos, reiteró.

Finalmente, la diputada Gabriela Quiroga Anguiano, dijo que no debe perderse de vista que las becas o apoyos ya no dependerán de un programa social y sus reglas de operación, sino que se tratará de un derecho de rango constitucional que debe atender al interés superior de la niñez, a todas y todos sin distinción.