«Se va a entregar el avión -presidencial- para que puedan rentarlo y pueda tener ingresos, su renta, para pagar sus gastos y mantenimiento».

Así informó el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sobre la decisión de entregar el avión presidencial a la empresa de la Sedena que gestiona el AIFA.

«El avión presidencial será entregado a la empresa Olmeca, Maya, Mexica, que va a operar el Tren Maya y de los aeropuertos de Tulum, Chetumal, Palenque y el Aeropuerto Felipe Ángeles», destacó el titular del Ejecutivo.

Por lo que el vehículo será enviado al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) en donde estará abierto al público, para quien quiera conocerlo mientras es rentado:

«si alguien se va a casar -si ya lo pensó bien-, y quiere llevar a sus familiares y sus amigos a Cancún, o 15 años, o cumpleaños, o una empresa que quiere darle un reconocimiento a sus trabajadores pues lo renta para ir a Cancún o a Los Cabos, se va a conservar como está».

A su vez, López Obrador reconoció que el vehículo no se ha podido vender -incluso con el convenio que se tiene con la ONU- porque «lo hicieron muy lujoso» y reconvertirlo ya no es posible pues costaría mucho.

«Se tiene que comprar a precio de avalúo y no han querido comprarlo», subrayó.

Fuente: 24 horas