+ SNTISSSTE  vuelve a la senda de la democracia

+ Trabajadores del Metro, sin respuesta

+ El silencio de los sindicatos mineros

Luis Serieys Zárate

19/04/2022

Ciudad de México

El otrora bastión de la democracia entre los Sindicatos de los Servidores Públicos, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (SNTISSSTE), vuelve a esa senda de las votaciones libres.

Una vez que la Secretaria del Trabajo y Previsión Social logró que la ley laboral se modificara por la mayoría de Morena en el Congreso para que las elecciones sindicales se realizaran con el voto libre y secreto de todos sus miembros y una vez que cada sindicato ha modificado sus estatutos para hacer realidad esta práctica, los procesos se iniciaron, el más publicitado fue el del Sindicato Petrolero.

Hoy con unos estatutos que en algunas notas se consideran buenos, con la única excepción de que se protege a una Casta Divina para aspirar a dirigir a los más de 70 mil trabajadores del ISSSTE vuelve al camino de la democracia con la elección de su nuevo Comité Ejecutivo Nacional, que actualmente preside Luis Miguel Victoria Ranfla.

El actual dirigente retorna a la democracia en el SNTISSSTE en momentos en que de alguna manera hay críticas para la Secretaría del Trabajo porque lo único que cambia en las elecciones sindicales y un mayor enfrentamientos entre trabajadores como se vio en el Sindicato Petrolero en donde ganó el grupo que era más cercano al destituido dirigente Carlos Romero Deschamps.

Es por eso que ésta nueva era electoral sindical toma al SNTISSSTE poco acostumbrado a enfrentar elecciones con más de una planilla jugando a la democracia, por un lado estará en la boleta electoral la doctora Norma Liliana Rodríguez Argüelles, actual secretaria de finanzas del CEN del sindicato y con una amplia trayectoria sindical en su curricula, encabeza la planilla Azul.

Lo que no esperaban es que el actual vicepresidente del sindicato, Hilario Ramírez Chávez no aceptó formar parte de una planilla única con la doctora al frente y se lanzó a la cabeza de la planilla verde, afirmando que tiene el apoyo de 40 de las 48 secciones.

Hoy la diferencia en la nueva elección es que no habrá elección de delegados a un congreso ordinario erigido en gran elector, hoy por las nuevas leyes laborales la elección será con el voto libre y secreto de los más de 670 mil trabajadores del sindicato, un proceso inédito que causará dos fenómenos, primero el enfrentamiento entre los simpatizantes de cada planilla en los centros de trabajo y en segundo lugar ya no habrá acuerdos políticos que en el pasado protegían a familias sindicales enteras que hoy son acusadas de varios delitos que se inician con el fraude y evitar entregar informes financieros claros a los trabajadores.

Pero en fin, éste será el primer experimento de democracia sindical entre los sindicato de servidores públicos, pero lo interesante es que ya no existe en esa organización un grupo como lo hubo en el pasado que manejo los destinos de la organización por varias décadas.

UNA LUCHA DE MÁS DE 50 AÑOS

Luego de su primer marcha para protestar en contra de muchas irregularidades que se cometen en contra de los trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo “Metro”, desde sus oficinas en las calles de Delicias, hasta el Zócalo capitalino, a las oficinas de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, siguen esperando respuesta a sus demandas.

Los trabajadores del Metro desde la anterior administración del STC esperan se cumplan sus demandas de respetar las Condiciones Generales de Trabajo en las que se acordaron en sus luchas laborales de 50 años, servicios médicos, uniformes, herramientas y facilitar su trabajo.

Hoy, después de manifestarse en las calles de la ciudad, siguen sin recibir respuesta a sus demandas, lo que sólo pone en riesgo a los millones de capitalinos que a diario usan el servicio del Metro en donde día con día los riesgos de accidentes están a la orden y lo mismo es en las instalaciones que representan las estaciones de la s12 líneas como en los vagones que se usan para transportarse.

Hasta el día de hoy las autoridades del Gobierno de la Ciudad der México siguen sin responder y tienen sin los servicios médicos, laboratorios, operaciones, medicinas a los trabajadores del sistema, a los que tampoco les entregan ni herramientas ni refacciones para darle mantenimiento a las instalaciones del transporte más importante en la capital del país.

No hace mucho tiempo tuvimos el accidente de la línea 12 del Metro, otro más leve, pero no por eso menos grave en la línea 1 del metro y hay un latente riesgo en la estación Pantitlán que tiene varios kilómetros de puente de traslado que un día de estos podrían colapsar, sean los que utilizan los usuarios para ir de una línea a otra o los que usan los trenes en su llegada y salida de la estación.

Hasta cuando la autoridad se dará cuenta que no se necesita traer tornillos especiales de Francia o Canadá para arreglar los trenes y las instalaciones, cuando tienen  a trabajadores capaces que durante 50 años han mantenido en funcionamiento al metro durante esos 52 años de servicio a los usuarios.


EL SILENCIO MINERO

Con las locuras del inquilino del Palacio Nacional que está por nacionalizar el Litio que ya está nacionalizado por el artículo 27 Constitucional, los únicos que no han “sacado la cabeza” para hablar de éste mineral que es muy valioso para enfrentar el futuro que ya nos alcanzó.

Esperemos que pronto esos personajes que tocan temas distractores como el rescate de los mineros de Pasta de Conchos, hoy decidan hablar sobre la explotación del Litio y si, como se dice por ahí, ya hay concesiones otorgadas para su explotación, lo cual daría cierto entendimiento a la locura de nacional lo que ya es de los mexicanos.

serieys@hotmail.com