Por primera vez, Emilio Lozoya reconoció que el dinero con que sobornaron a legisladores para que aprobaran la reforma energética y sus leyes secundarias provenía de un origen distinto al de la constructora brasileña Odebrecht.

En su ampliación de denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR), el pasado 24 de enero, aseguró que los “sobornos” entregados a Anaya salieron del presupuesto público, en particular del de Petróleos Mexicanos (Pemex). En su primera declaración contra el panista, hecha en agosto de 2020, el ex director de la petrolera puntualizó que el monto entregado fue de 6 millones 800 mil pesos.

En el escrito entregado hace tres meses en la Oficialía de Partes de la FGR y ratificado dos días después en persona en el reclusorio Norte, Lozoya detalló que el ex presidente Enrique Peña Nieto le explicó que Luis Videgaray Caso, entonces secretario de Hacienda, tenía la instrucción de darle dinero a Anaya “vía moches en la Cámara de Diputados”, “pero que no era suficiente y por ello Pemex debería darle más dinero”.

De acuerdo con Lozoya, esto se lo dijo el ex presidente Peña Nieto en enero de 2014 en una reunión realizada en la casa Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos.

“Enrique Peña Nieto me dijo que Luis Videgaray Caso tenía la instrucción de darle dinero a Anaya ‘vía moches en la Cámara de Diputados’, pero que no era suficiente y por ello Pemex debería darle más dinero, para ello —me dijo— debería coordinarme con Luis Videgaray Caso, coordinación a la que ya he hecho referencia en mis anteriores declaraciones ante esta autoridad ministerial.

“Finalmente deseo agregar que, con relación a los sobornos que Luis Videgaray Caso le entregaba a Ricardo Anaya Cortés vía el presupuesto, el entonces presidente Enrique Peña Nieto me  comentó —en el marco de la misma reunión que he mencionado—, que Anaya era un aliado natural para la aprobación de las reformas, en particular la energética, porque ‘le encantaba el dinero’”, aseveró Lozoya.

En el mismo escrito de ampliación de denuncia, dirigido a Kristian Jiménez Hernández, titular de la Unidad de Investigación CGI “B”, adscrita a la Fiscalía Especializada en Control Competencial de la FGR, el director de Pemex de diciembre de 2012 a febrero de 2016 sostuvo que “durante todo ese tiempo estuvo sujeto a mucha presión”.

“Por un lado, Luis Videgaray Caso me indicaba que era una instrucción directa del presidente Enrique Peña Nieto hacer todo lo necesario para materializar la reforma energética y las leyes secundarias, mientras que por otra parte los legisladores, como es el caso de Ricardo Anaya Cortés, me exigían más dinero bajo amenazas como las que he referido aquí”, subrayó.

Por último, Emilio Lozoya, preso desde noviembre del año pasado en el reclusorio Norte por los casos de corrupción Odebrecht y Agronitrogenados, sostuvo que no tuvo “beneficio económico alguno de dichos movimientos”.

Por MILENIO