El Órgano Interno de Control (OIC) del Instituto Nacional de Migración (INM), determinó, como medida precautoria, separar de sus responsabilidades operativas al servidor público que agredió físicamente a un periodista en el estado de Chiapas.

«Esta autoridad migratoria aclara que no tolera actos de violencia o conductas indebidas por parte de sus Agentes Federales de Migración (AFM), mucho menos que se intente o pretenda coartar la libertad de prensa», manifestó el INM.

La actuación del agente, – quien aparentemente escoltaba a la delegada del Instituto Nacional de Migración en Chiapas -, «contraviene el Código de Ética y de Conducta del INM, así como el respeto y salvaguarda de los derechos humanos de toda persona, sea nacional o extranjera».

«Por ello, el mismo día se procedió a dar vista de lo sucedido al OIC del INM, instancia que determinó, como medida precautoria, separar al AFM de sus tareas operativas, en tanto resuelve de manera definitiva a lo que haya lugar», agregó.

Por EXCÉLSIOR