Las autoridades de Cuba recuperaron cinco nuevos cadáveres entre la madrugada y la mañana de hoy de las ruinas del hotel Saratoga de La Habana, con lo cual aumentó a 35 la cifra de fallecidos por la explosión accidental el viernes pasado en esa instalación turística, en un hecho que ha provocado conmoción en la isla.

En horas previas al último informe oficial, Luis Guzmán, jefe del Cuerpo de Bomberos de Cuba, informó que “tres de los cuatro occisos fueron identificados” y agregó que de un edificio multifamiliar colindante con el hotel y afectado parcialmente por la explosión, “se reportan dos personas desaparecidas”.

“Las labores de búsqueda y rescate, ininterrumpidas desde el viernes, se están realizando con extremo cuidado debido a la concentración de escombros y el peligro de derrumbe de la estructura de seis pisos”, puntualizó Guzmán.

La última publicación del gobierno cubano en Twitter, reveló que hay 35 personas fallecidas, mientras que se han registrado 34 altas médicas por el hecho en la capital del país caribeño.

En paralelo, alumnos de una escuela pública situada junto al Saratoga y afectada también por la explosión, reiniciaron sus clases hoy en otras dependencias cercanas, aunque no todos los niños, sobre todo los de la primera enseñanza, volvieron a las aulas.

Todavía se encuentran hospitalizados y en estado grave varios menores de edad tras la explosión. Cuatro fallecieron a causa del accidente. Incluso una estudiante de 12 años de edad, que se encontraba cruzando por la Fuente de la India, situada a más de 100 metros del hotel, resultó herida por la explosión y figura entre los hospitalizados.

Según investigaciones preliminares, el desastre ocurrió cuando un camión cisterna abastecía de gas licuado al hotel, cerrado al turismo en ese momento, mediante una manguera en mal estado que facilitó el escape de gas y su concentración. 

“En esas condiciones cualquier chispa, incluso un cambio de voltaje en los equipos de refrigeración, pudo motivar la explosión”, en el decir de expertos.

Reubican a 62 personas con sus viviendas dañadas de gravedad

Luis Carlos Cóngora, miembro del gobierno de La Habana, informó por su parte que “22 familias, constituidas por 62 personas, ya se encuentran alojadas en el aparhotel Las Brisas, del complejo turístico Villa Panamericana”.

Las Brisas se encuentra en el lado este de la bahía de La Habana, prácticamente sin visitantes extranjeros y estas personas fueron trasladas sin sus pertenencias personales, ante el peligro de derrumbe del edificio en que habitaban, que quedó bajo custodia de los bomberos.

Todos los accesos a la zona del Saratoga esta acordonada por policías y solo se posibilita el acceso a las brigadas de rescata, de la construcción y a la prensa.

Cóngora adelantó que a esas personas se le buscará alojamiento definitivo en otro edificio que ya comenzó a ser levantado en el mismo municipio Habana Vieja, donde ocurrió el desastre.

“También se ha trabajando en la recepción y levantamiento de las necesidades de cada familia, pues los daños, afectaciones y la capacidad de recuperación de cada uno no es igual, y hay que tener en cuenta eso”.

Por MILENIO