Rosario Robles, ex secretaria de Estado durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, aseguró que su caso podría ser revisado tras la visita del ministro presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, a Santa Martha Acatitla. 

«Unos de los ejes que planteamos son todas las que tiene aquí más de dos años, yo voy a cumplir tres años y evidentemente en ese paquete voy al margen de todo lo que hemos hecho jurídicamente», apuntó.

«Yo llené el formato igual que las 499 (internas)», apuntó. 

En entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula, Robles apuntó que durante el encuentro con Zaldívar, ella no habló de su caso particular, aunque sí entregó un formato sobre su situación.

«Hablé y le aclaré al ministro que no hablaba para comentarle mi caso particular, lo conoce perfectamente bien».

La también ex jefa de Gobierno del entonces Distrito Federal destacó que Zaldívar se comprometió la visita de defensores públicos para atender los casos de forma particular, ya sean del fuero común o federal.

«Yo le informé que habíamos hecho un trabajo de levantar un formato (…) y en ese resumíamos los casos».

En el encuentro, Robles cuestionó la prisión preventiva oficiosa al asegurar que se ha convertido en la regla y no la excepción. 

«Le comenté el abuso de la prisión preventiva, el hecho de que no es excepcional sino la regla, siete de cada diez prisiones preventivas que pide el Ministerio Público son otorgadas por el juez cuando eso debería ser absolutamente al revés», indicó. 

Más temprano, Arturo Zaldívar se reunió con varias internas de Santa Martha Acatitla tras una carta enviada por Rosario Robles y otras personas para escuchar las irregularidades en los casos de las mujeres de ese penal. 

“Durante más de dos horas estuvo escuchando de voz propia testimonios de cada una de las mujeres, al principio (estuvieron) un poco reservadas, pero después ya se soltó todo mundo contándole las injusticias que han vivido en sus procesos legales”, expresó Robles.