El papa Francisco lanzó este jueves en el Vaticano un movimiento internacional de estudiantes comprometidos con la defensa del medio ambiente y del diálogo ante un grupo de jóvenes y artistas, entre ellos el líder de U2, Bono.

«Defender la naturaleza es defender la poesía de la creación, es luchar por la armonía», aseguró el papa, quien asistió al acto en una silla de ruedas debido a dolores en la rodilla que le impiden caminar o estar mucho tiempo de pie.

El lanzamiento se llevó a cabo en el Aula Magna de la Pontificia Universidad Urbaniana, en presencia de figuras del deporte y de la tecnología, en un clima de fiesta, con música, representaciones y cantos de diversos países.

El movimiento se basa en la experiencia adquirida por la fundación pontificia Scholas Ocurrentes, una red mundial de jóvenes unidos a través de la educación y el deporte.

La red, creada por el papa argentino en agosto del 2013, pocos meses después de su elección como pontífice, está presente en 190 países y cuenta con cerca medio millón de escuelas de todas las religiones, tanto públicas como privadas.

La idea de promover la paz y la inclusión social a través de la educación y el deporte ha sido un tema que el papa trabaja desde antes de su elección al trono de Pedro en 2013, cuando era arzobispo de Buenos Aires.

Francisco lanzó también la Escuela Laudato Si’, del nombre de la encíclica papal sobre el cuidado de la «Casa Común», a la que asisten en el Vaticano 50 estudiantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, España, Haití, Italia, México, Panamá, Paraguay y Portugal.

Durante el año los jóvenes desarrollarán proyectos de impacto socioambiental en sus comunidades e invitarán a personalidades del mundo de la cultura y la tecnología como el líder de U2, Bono Vox, a dar lecciones.

«Aquí se habla de cultura del encuentro, de la inclusión», comentó el cantante, quien será uno de los profesores de la escuela.

En marzo pasado, un decreto papal confirió a Scholas Ocurrentes un estatuto de «movimiento pontificio», convirtiéndola en el primer movimiento de la historia de la Iglesia creado directamente por deseo de un pontífice.

Fuente: AFP