Francisco Garfias

Los “abrazos” se multiplican en México. Ahora le tocó a Celaya. Once ejecutados en un hotel y dos bares de esa ciudad guanajuatense. 

Criminales a los que hay que cuidar, “porque también son seres humanos”, la emprendieron a balazos contra clientes y empleados que allí se encontraban. 

 En el lugar fueron encontrados los cadáveres de ocho mujeres y tres hombres, pero también el narcomensaje de un cártel local. Simultáneamente se vivió una noche de terror en Chilpancingo, Guerrero, con grupos armados que incendiaron vehículos, quemaron casas, provocaron apagones, pero que se les deja hacer, porque hay que respetar sus derechos humanos. 

En el mismo lapso se registraron balaceras en Culiacán, Sinaloa; en Cerritos, SLP —un menor lesionado—. Dos jóvenes fueron asesinados en Fresnillo. La víspera, la CDMX fue escenario de un triple asesinato en un despacho jurídico de la colonia Roma. 

Este mes se perfila como uno de los más violentos. En los primeros 15 días se registraron 1,200 asesinatos. Un promedio de 82 diarios. La cifra seguramente subirá. En tres días, de los 24 que lleva este mes, se han registrado más de 100 muertos. 

Los “otros datos”: apenas el lunes pasado el Presidente presumía en la mañanera una contención de los asesinatos en México, que atribuye a su política de no enfrentar la violencia con violencia. 

 “Ningún gobierno le ha dedicado tanto tiempo al problema de inseguridad y de la violencia como el mío; nunca se había visto que de seis a siete de la mañana nos reuniéramos”, dijo el mandatario. 

 La pregunta: ¿De qué ha servido si en lo que lleva en la Presidencia han asesinado a más de 120 mil mexicanos, cifra que ya supera los muertos de Calderón y de Peña Nieto en todo el sexenio? Aquí aplica la máxima: no por mucho madrugar amanece más temprano. 

 * La Alianza por México va por las cabezas de Claudia Sheinbaum, Adán Hernández y Marcelo Ebrard —las corcholatas de López Obrador para el 2024— por encabezar actos de proselitismo en apoyo a los candidatos de Morena en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Tamaulipas y Quintana Roo. 

 Se ha dado “vista puntual” a la Fiscalía General de la República para que sancione a las tres corcholatas del Presidente y a 20 funcionarios más, con base en resoluciones del TEPJF, que ha acreditado el uso indebido de recursos públicos, según el priista Alito Moreno. 

Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD, precisó, incluso, que al solicitar la intervención de la FGR “es porque está obligada a meter a la cárcel a los delincuentes electorales, así sea desde el púlpito presidencial”. 

 Los líderes de los tres partidos convocaron a rueda de prensa en el Hotel Marquis de Reforma para denunciar el “uso y abuso” de los programas sociales en los seis estados donde habrá elecciones. Abrió las intervenciones el panista Marko Cortés. De inmediato le puso el dedo a Adán Augusto López “que parece más una corcholata presidencial, que un secretario de Gobernación”. 

A Claudia y a Marcelo les pidió que en lugar de andar haciendo campaña en el país, mejor les pidan perdón a las víctimas de la tragedia de la Línea 12 del Metro. 

Alito Moreno utilizó su turno para precisar que el PRI, como lo ha hecho la coalición, ha presentado denuncias contra del vocero presidencial (Jesús Ramírez); los 17 gobernadores de Morena, y el director de Cepropie; Erwin Frederick, además de las mencionadas corcholatas. 

“En todos los procesos electorales que hemos tenido han violado la ley”, dijo Alito, basado en resoluciones del TEPJF que, indicó, ha acreditado el uso indebido de recursos públicos. 

“Hemos dado vista puntual a la Fiscalía para que los sancione… si no es atendida con prontitud por la FGR, nos veremos obligados a seguir denunciando ante los foros internacionales la negación de la justicia en México”.  

* Ya encarrerado, Alito se refirió a los audios que ha dado a conocer la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, que supuestamente lo comprometen con transacciones turbias. 

Dijo: “Estos ataques derivan claramente del rechazo a la reforma eléctrica. Se acusa a los legisladores de traición a la patria, a otros se les hacen grabaciones hechizas tratando de calumniar. Si la gobernadora tuviera grabaciones reales habría presentado ya la denuncia correspondiente. No lo ha hecho. Esos audios son alterados, pero a ella no le importa violar la ley, al difundir extractos de grabaciones ilegalmente obtenidas. 

“Estamos viendo el inicio de una dictadura. Allí tienen fuera del país a Ricardo Anaya, opositor a este régimen. 

Ahora quieren intimidar al presidente nacional del PRI y a nuestro partido. De una vez les digo: No voy a salir del país. 

Los voy a enfrentar aquí, con la Constitución. La firmeza, el carácter y la voluntad”, remató Moreno. 

Publicado en excelsior