A diferencia de lo que informó ayer el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no dará el control de plazas de los trabajadores transitorios a ese gremio, aunque “tomen la Torre de Pemex”.

En referencia a las manifestaciones de los integrantes del sindicato petrolero, quienes bloquearon la sede principal de la empresa ubicada en Marina Nacional durante cuatro horas, el mandatario federal reclamó que los líderes gremiales entregan las plazas a sus preferidos.

“En el caso de Pemex hay disposición para llegar acuerdos, sin embargo, a cambio de la entrega de las plazas. Antes se manejaban de manera discrecional y no siempre se entregan las plazas a quienes tienen más antigüedad como transitorios, se entregaban a los más cercanos o los que tenían influencia y de ahí viene la inconformidad, que hay que atender.

“También hay los que siempre quieren llevar agua a su molino, líderes charros que sienten que ya no pueden seguir medrando y azuzan, pero no irnos con la finta. Porque había sindicatos poderosísimos y líderes sindicales que vivían rodeados de atenciones”, acusó en La Mañanera.

Subrayó que el gobierno está dispuesto a atender las demandas justas de los trabajadores petroleros, “pero no es: ‘a ver, yo tomo la torre de Pemex porque a mí me tienen que dar los contratos o las plazas’.

Pues tómala, pero no te vamos a dar los contratos, las plazas, si no tienes razón y si vas a dejar afuera a trabajadores que tienen antigüedad, o que no están cercanos a ti o no se mocharon. Eso ya se acabó”, sostuvo.

Recordó que se presentó una denuncia por un incidente en la sonda de Campeche durante la visita del director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero, al advertir que no habrá impunidad.

“Dije la otra vez que ‘al carajo’, y dicen que es una grosería, los marinos saben qué es que se vayan al carajo, nada más que hay que buscarlo en el diccionario. Pero sí, al carajo todo eso”, expresó.

Por MILENIO