Tras cuatro meses y 25 días sin recursos, lo que ha afectado a más de 3 mil 800 familias, la Red Nacional de Refugios, exigió al Gobierno Federal que libere el presupuesto etiquetado en el PEF 2022 para los Refugios que protegen los derechos humanos de mujeres y menores.

“Este México que prioriza los procesos burocráticos por encima de los derechos, es un reflejo más de lo que miles de mujeres víctimas de violencias viven en este país al pedir justicia, porque pedir la liberación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 para los Refugios que protegen los derechos humanos, también se trata de justicia y es inadmisible esta lastimera situación”, denunciaron.

A través de un pronunciamiento, las mujeres que están protegiendo sus vidas y, la de sus hijas e hijos, así como las mujeres profesionistas solicitaron al Gobierno Federal, a la Secretaría de Gobernación, a la Comisión Nacional de Víctimas y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, “que se libere de forma inmediata el PEF 2022, etiquetado específicamente para los Refugios”.

En el documento, señalaron que, en 2022 igual que en 2019, «los planes del gobierno en turno no priorizaron los derechos humanos de las mujeres y sus hijas e hijos, no analizaron junto con las Organizaciones no gubernamentales e instancias expertas la viabilidad de las acciones que, buscando centralizar los servicios están poniendo en riesgo la operación de los mecanismos que previenen feminicidios y restituyen derechos como lo son los Refugios”.

Explicaron que la transferencia del Programa de Refugios de la Secretaría de Bienestar a la Secretaría de Gobernación era innecesaria en un periodo donde el Proceso estaba ya avanzado y perfectamente cuidado en el Indesol, “estando en las condiciones de firmar en marzo con la Secretaría de Bienestar los Convenios correspondientes, proceso que se detuvo totalmente por esta insistente transferencia.

“Promesas, acuerdos no cumplidos, retrasos y demagogia es lo que hemos recibido, más priorización omnipotente de los procesos burocráticos por encima de los derechos humanos, solicitudes diarias improcedentes y que contravienen a los lineamientos del Programa de Refugios que solo postergan la liberación del presupuesto”.

Denunciaron que esta falta de presupuesto se ha traducido en endeudamiento, limitación de recursos y de insumos para cubrir las necesidades de las mujeres, niñas y niños, desgaste emocional de las profesionistas, quienes no han recibido sus honorarios y a quienes el área legal de la Segob, no ha autorizado cubrir todos los meses laborados.

“Todo esto es violencia institucional, que no solo la recibimos quienes estamos al frente de los espacios de protección, sino también las miles de mujeres e infancias que se encuentran en los Refugios y sus Centros de Atención Externos”, denunciaron.

Señalaron que la realidad es que, s”in saber quien o quienes sean responsables, los días pasan y las violencias siguen incrementando y los refugios están en situaciones críticas de operación”.

Fuente: 24 horas