Estados Unidos anunció este martes nuevos compromisos de inversión privada por casi dos mil millones de dólares en Centroamérica para frenar la migración, el tema esencial en una Cumbre de las Américas deslucida por el boicot de varios presidentes, entre ellos el de México.

Este anuncio, realizado por la vicepresidenta Kamala Harris, permitirá desviar la atención de las ausencias de los mandatarios de México, Honduras, Guatemala y Bolivia, sobre todo en protesta contra la exclusión de los gobiernos de Nicaragua, Venezuela y Cuba, a los que Washington considera dictaduras. Tampoco asistirá el de Uruguay, pero en su caso debido a que dio positivo por covid-19.

Serán mil 900 millones para Honduras, Guatemala y El Salvador en concepto de nuevas inversiones de unas diez compañías.

«Estas inversiones están creando un ecosistema de oportunidades y ayudando a brindar esperanza a las personas de la región para construir vidas seguras y prósperas en sus hogares», señala este martes la Casa Blanca en un comunicado.

Con este nuevo monto, las promesas de inversión totalizan tres mil 200 millones de dólares de capital privado para el denominado Triángulo Norte de Centroamérica.

De estos países proceden la mayoría de los aproximadamente siete mil 500 migrantes irregulares que cruzan cada día la frontera entre Estados Unidos y México para huir de la miseria, el miedo, la corrupción y la violencia.

Un flujo migratorio que pasa factura política al gobierno de Biden y podría hacerle perder el control del Congreso en las elecciones de medio mandato de noviembre.

En la cumbre de Los Ángeles, que concluirá el viernes, se adoptarán cinco documentos sobre áreas clave: la gobernanza democrática, la salud y la resiliencia, el cambio climático y la sostenibilidad ambiental, la transición a la energía limpia y la transformación digital.

La migración queda fuera pero el gobierno de Biden espera firmar una declaración migratoria para la que cuenta con México, pese al boicot del presidente Andrés Manuel López Obrador, que enviará al canciller Marcelo Ebrard.

«UNA RELACIÓN MUY BUENA»

«Estamos muy seguros de que los países que firmarán la Declaración sobre migración estarán comprometidos con sus objetivos y eso incluye, solo para aclarar, a México», afirmó el lunes un funcionario gubernamental.

En la misma sintonía Ebrard declaró el martes que la relación entre ambos países «es muy buena, es muy extensa (…), es positiva y va a seguir siendo así».

La situación de los migrantes en los tres mil 200 km de frontera que comparten los dos países preocupa a la sociedad civil, uno de los pilares de la cumbre, según Washington.

«Estados Unidos debe encarar el problema de la migración no desde su lente, sino desde la lente colectiva» atendiendo a las «raíces pero también con paliativos cuando el hecho ya ocurrió» y el sector privado juega un papel importante, declaró a la AFP Leonardo Martellotto, de la oenegé JA Américas.

La sociedad civil puede contribuir con soluciones pero «el gobierno tiene la varita mágica de la escala», afirmó, insistiendo en la importancia de fomentar el trabajo remoto en los países de origen, la formación de los jóvenes en dificultades y de las familias que reciben las remesas para que saquen el mayor partido de ellas.

La exclusión de países de la cita seguía dando que hablar este martes. Los excluidos estarán representados por el mandatario argentino, Alberto Fernández, en tanto que presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

«La unidad no se declama, la unidad se ejerce y la mejor forma de ejercerla es no segregar a nadie», dijo horas antes de partir rumbo a Los Ángeles.

Este martes Kamala Harris también anunciará una iniciativa de empoderamiento de la mujer, mientras que el Departamento de Estado se centrará en la agenda digital y la independencia de la prensa.

ALIANZA Y REFORMAS 

El miércoles Biden dará comienzo con un discurso a los días más intensos de la cumbre.

Biden anunciará una alianza con América Latina para la prosperidad económica, en plena recuperación pospandemia, para movilizar inversiones, informó un funcionario gubernamental.

Y propondrá una «reforma ambiciosa» del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) «para abordar mejor el desafío de desarrollo de la región porque el sector privado tiene un papel central», añadió. Estados Unidos intentará obtener una participación de capital en el BID para invertir en la rama de préstamos del sector privado y «dirigirlos hacia donde tengan el mayor impacto».

El mandatario estadounidense también anunciará más de 300 millones de dólares en asistencia para la región en caso de inseguridad alimentaria, con la guerra en Ucrania como telón de fondo.

El conflicto bélico desatado por la invasión lanzada por el presidente ruso Vladimir Putin ha disparado los precios de algunos de los productos de la canasta familiar.

Además de la cumbre, el programa incluye la Cumbre Empresarial de las Américas, que echa a andar este martes por la noche, un foro sobre jóvenes de las Américas y otro sobre sociedad civil, que este martes se centró en la gobernabilidad democrática que según, Vanessa Neumann, la vocera por Sudamérica, es el nexo de la cumbre.

«Biden se centra en la migración mientras que los líderes latinoamericanos están interesados además en protocolos de desarrollo como el nearshoring» o deslocalización cercana. Fortaleciendo la democracia e  inclusión se construye la prosperidad», declaró a la AFP.

Fuente: AFP