No solamente en el PRI hay disgusto tras los resultados de las elecciones del 5 de junio; ahora también se suman las críticas y reclamos del PAN en contra de su líder nacional, Marko Cortés

Algunos panistas, incluso le pidieron dimitir a su cargo.

Los primeros en externar su molestia con Cortés Mendoza fueron la exsenadora panista Adriana Dávila y el gobernador de Aguascalientes, Martin Orozco.

Tras las declaraciones hechas por la exsenadora y el gobernador, el PAN les reclamó por criticar públicamente a Marko Cortés al frente de la dirigencia.

Les pidió hacer sus denuncias ante los órganos internos del partido, en privado, y no en medios de comunicación.