El pasado viernes del 17 de junio, el gobierno britanico anunció que había firmado la extradición a Estados Unidos de Julian Assange, quién enfrenta 175 años de prisión por una filtración masiva de documentos confidenciales.

Ante ello, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, expresó su apoyo en favor del programador australiano y aseveró que solicitaría al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que atienda la situación.

“Sí voy a pedir al presidente Biden que se atienda este asunto, estoy consciente de que va en contra de grupos duros, severos, que hay en Estados Unidos, pero también debe prevalecer el humanismo (…) México le abre las puertas a Assange”, expresó.

A la par el mandatario volvió a condenar la situación que atraviesa el programador, quién logró la filtración de documentos mediante su conocimiento informático.

“Esto es un vergüenza para el mundo, el trato que le han dado a este periodista, muchos no saben que lo que hizo fue que, con un investigación poco ortodoxa recogió los informes de embajadas de Estados Unidos, donde se hablaba de actos de intervencionismo y de crímenes”, atajó.

Assange logró develar documentos vía la plataforma de la que es creador: WikiLeaks. Dicha información revela las entrañas del poder político, secretos de Estado e información comprometedora, por ejmplo, información clasificada sobre las guerras de Irak y Afganistán. Es por ello que el gobierno de Estados Unidos comenzó una persecución judicial, acusando al periodista de 18 delitos de espionaje e intrusión informática.

Su labor en pro de la libertad de expresión ha desencadenado una serie de protestas para exigir su liberación y que se detenga su persecusión.