Francisco Garfias

Regresó José Manuel del Río Virgen al Senado, después de estar 178 días encerrado en el penal de Pacho Viejo, en Veracruz. Lo hizo ya exonerado del grave delito que dolosamente le imputaron autoridades locales: el homicidio del candidato emecista a alcalde de Cazones, René Tovar, en junio del 21. 

En los mensajes, aplausos y actitudes de cada uno de los coordinadores de los grupos parlamentarios —reunidos ayer en la Jucopo— se sentía la alegría de tenerlo de regreso. Ninguna iniciativa del Ejecutivo o de las distintas bancadas ha tenido esa unanimidad. 

 Las palabras de los asistentes reflejaban también la indignación por la forma chueca como se condujo la Fiscalía del estado y el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, en el caso de Del Río. 

Las podríamos resumir en una frase que dijo el jefe y amigo de Del Río Virgen, el senador Ricardo Monreal: “Ni inocentes en prisión ni criminales en las calles… El Senado no puede permitirlo. Nadie debe ser víctima de venganzas, ni políticas ni personales”. 

* Nos llamó la atención el discurso del senador Dante Delgado, líder de MC. Tocó un punto sensible que, dijo, le preocupa en serio. 

“José Manuel ha sido objeto de la peor agresión que puede recibir un ciudadano cuando se da por abuso de poder e impunidad. Y ese ejercicio, lamentablemente, fue avalado por el Presidente de la República, cuando dijo que él no dudaba del gobernador de Veracruz y no lo creía capaz de un acto oprobioso de perversión de la justicia”. 

 Después de Monreal habló Emilio Álvarez Icaza, del Grupo Plural. Aprovechó la ocasión para destacar el abuso de la figura de prisión preventiva oficiosa: más del 40% de los presos están sin sentencia. Pidió la revisión de esa figura.  

Sucesivamente intervinieron Miguel Mancera, PRD; Geovanna Bañuelos, PT; Manuel Velasco, PVEM; Dante Delgado, MC; Miguel Osorio Chong, PRI; Josefina Vázquez Mota, PAN; Eduardo Ramírez Aguilar, Morena; Beatriz Paredes, PRI; Cristóbal Arias, Morena; hasta que llegó el turno de José Manuel del Río Virgen: 

 A Cuitláhuac García “le molesta mucho el activismo de Ricardo Monreal en Veracruz, porque, desafortunadamente, en lugar de gobernar, se ha vuelto el primer matraquero de la jefa de Gobierno… Quiere descarrilar los proyectos (de Monreal y de Dante)”. 

 * Lilia Mónica López Benítez ya está en el Consejo de la Judicatura. No fue fácil. Se necesitaron cuatro rondas de votaciones y un receso para que la elegida lograra los ocho votos que se requieren para ser electa por el pleno del máximo tribunal. 

La otra aspirante, Rosa María Temblador, le dio la pelea todo el camino. 

En la primera ronda empataron 5 a 5. Marisol Castañeda, quien completaba la terna, sólo tuvo un voto. Quedó eliminada. En la segunda quedaron 6 a 5, con la magistrada López al frente. 

“Fue un indicativo para el pleno porque se requería mayoría calificada. Algunos reorientaron su voto y así fue quedando 7-4 y luego 9-2”, narró la ministra Margarita Ríos Farjat. 

“La magistrada Temblador puso el punto sobre las íes en algunos temas muy importantes sobre la independencia judicial, aunque se le fueron un par de valiosos minutos hablando de género, pero de manera muy genérica”, puntualizó. 

A López Benítez la ministra Ríos Farjat le preguntó sobre corrupción. No la convenció. Pero nos dice que cuando la entrevistó en su oficina le pareció una mujer “emocionalmente aplomada y determinada”. 

* Fuentes allegadas al máximo tribunal nos dicen que, antes de que la eligiera la SCJN, López Benítez fue objetada por estar considerada también entre las aspirantes que designará el Senado, lo que vulnera el principio de equidad. 

 “Tuvo condiciones que le otorgaron mayor ventaja con relación a las otras magistradas contendientes”, dice un oficio dirigido a los ministros que firma Aarón Josué Ramos Miranda, exoficial mayor de la otrora Asamblea Legislativa del DF, cuya copia nos fue enviada. 

La fuente desmintió que la nueva consejera vaya a estar bajo la “férula” del ministro Zaldívar, como pretendieron hacernos creer. “Uno de sus más grandes apoyos, si no es que el principal, vino de Luis María Aguilar y no de Zaldívar”, aseguró. 

Publicado en excelsior