Los diputados federales Rubén Moreira Valdez, Andrés Mauricio Cantú, Francisco Espinoza Eguía, Ma. De Jesús Aguirre, Karina Barrón, Marcela Guerra, José Luis Garza Ochoa e Ildefonso Guajardo pidieron a la Comisión Permanente exhortar a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) a emitir la declaratoria de emergencia por sequía en el estado de Nuevo León.

Mediante un Punto de Acuerdo, los integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional solicitaron también llamar a los servicios de agua y drenaje de Monterrey para que, en colaboración con las autoridades federales en la materia, atiendan la crisis de agua y evalúen la reactivación de proyectos de infraestructura hídrica destinada a la atención de abasto del vital líquido en la entidad.

En su argumento, los legisladores priistas señalan que recientemente el Gobierno del Estado de Nuevo emitió una declaratoria de emergencia, debido a que las fuentes de abastecimiento de agua potable no presentan una capacidad suficiente de llenado para lograr cubrir las necesidades de distintos municipios.

Advierten que, de forma particular, la Presa Cerro Prieto presenta un nivel del 9.88%, la presa La Boca del 25.28% y la presa el Cuchillo del 53.98%, lo que coloca al estado en una tercera etapa denominada de sequía extrema. Bajo esta condición, explican, estamos hablando de que aproximadamente 2 millones de neoleoneses so afectados, sin mencionar a las empresas y unidades económicas de diferentes sectores.

“La situación que vive el estado no es algo menor, y requiere de la mayor atención, cuidado e intervención posible, pues al tratarse de una de las principales ciudades y estados del país, detener la actividad y su dinamismo puede llegar a ocasiones desaceleraciones considerables que permean a nivel nacional”, subrayan los representantes populares del PRI.

Por lo anterior, es que nuevamente hacen un llamado a las autoridades tanto del nivel federal como estatal a focalizar atención y recursos al desarrollo de proyectos de obras e infraestructura hídrica que ayuden a resolver el problema de desabasto de agua en el estado y a acelerar el desarrollo de los ya existentes como es el caso de la presa Libertad.

Consideraron que proyectos como Monterrey VI, el cual consistía en la construcción de un acueducto de aproximadamente 380 kilómetros de largo que buscaba conectar la Cuenca del Río Pánuco con el estado de Nuevo León, resulta en una alternativa viable que puede ayudar a solucionar el abastecimiento de agua en la entidad y evitar condiciones de sequías extremas como las que se están viviendo..

Los legisladores de la bancada tricolor recordaron que la discusión del presupuesto federal para el ejercicio fiscal 2022 dejó sin ningún margen de negociación en el que se pudieron redirigir recursos para el fortalecimiento de proyectos de infraestructura de esta naturaleza; sim embargo, solicitaron a la CONAGUA que de sus recursos para este año, de poco menos de 34 mil millones de pesos, puedan dirigirse apoyos de forma focalizada a atender la problemática de escases en Nuevo León.

Asimismo, manifestaron que es momento de que las autoridades a nivel federal atiendan y destinen los recursos necesarios para combatir la escases de agua en la entidad, a través de mecanismos como el Programa Nacional contra la Sequía (Pronacose).