El Pleno de la Comisión Permanente lamentó el asesinato de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, así como del señor Pedro Palma, ocurridas en un acto violento en la comunidad de Cerocahui, en la Sierra Tarahumara de Chihuahua. 

La Asamblea también lamentó la muerte de David Cervantes Peredo, subsecretario de Ordenamiento Territorial de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y del activista Jesús Bañuelos Acevedo, defensor del medio ambiente y tenaz opositor a la instalación de un basurero en Atitalaquia, en Hidalgo. 

Además, senadores y diputados guardaron un minuto de silencio por las personas fallecidas en el terremoto ocurrido en Afganistán, donde perdieron la vida miles de personas.  

El presidente en funciones de la Mesa Directiva de la Comisión Permanente, Sergio Gutiérrez Luna, pidió a la Asamblea ponerse de pie para guardar un minuto de silencio por cada una de las personas que fallecieron.  

La senadora Mónica Fernández Balboa, de Morena, manifestó su solidaridad con las personas que sufrieron por el terremoto en Afganistán, específicamente en la provincia de Paktika, donde este fenómeno natural dejó muchos lesionados y miles de muertos.  

Por otra parte, el diputado Gerardo Fernández Noroña, del PT, expresó su solidaridad con la familia y amigos de David Cervantes, de quien dijo fue un extraordinario compañero de izquierda, legislador y responsable de la reconstrucción después del sismo 2017, honesto y comprometido.  

Además, destacó que Jesús Bañuelos era una de las personas que hacían guardia fuera del basurero en Atitalaquia, en Hidalgo, y que fue asesinado en su tienda de campaña.