Francisco Garfias

El palo que el presidente López Obrador le dio en la mañanera de ayer a los religiosos que, según él, están “muy apergollados” por la oligarquía y no siguen el ejemplo del papa Francisco, no corresponde a un hombre que presume de conocer al pueblo mejor que cualquier otro mexicano. En forma por demás incomprensible, le dio una trompada a quienes han sido sus aliados, en particular los jesuitas, que se creyeron eso de la “transformación” y lo han ayudado en la “moralización” del país. No le conviene que estén en su contra. Tiene más poder un cura desde el púlpito de una iglesia ubicada en las zonas más alejadas del país que un “siervo de la nación” repartiendo dádivas a cambio de votos. Su reacción a las duras críticas que le hacen los obispos y la Compañía de Jesús, a raíz del asesinato de dos sacerdotes, en Cerocahui, Chihuahua, lo exhiben tal como es: un hombre absolutamente intolerante. 

* Los jesuitas fueron sepultados ayer en la iglesia donde los mató un narco al que le apodaban El Chueco y que andaba de malas porque perdió un juego de beisbol, según la Fiscalía del estado. Se movía con tal libertad, hasta partidos de beisbol organizaba sin que lo molestaran, a pesar de que ya tenía varios asesinatos de alto impacto en su cuenta. En la última misa de cuerpo presente de los jesuitas asesinados —a la que asistió la gobernadora Maru Campos—, el arzobispo de la Diócesis de Chihuahua, Constancio Miranda, invitó a los feligreses a ser críticos cuando las autoridades toman decisiones equivocadas. “Todos somos ciudadanos. No vayamos mexicanos contra mexicanos. Hoy más que nunca tenemos que estar unidos como pueblos y autoridades. No caigamos en el juego de la polarización”, dijo el arzobispo. Y es precisamente la polarización la apuesta con la que AMLO gobierna: chairos vs. fifís, liberales vs. conservadores, proletarios vs. oligarquía. 

* Las críticas de la Iglesia a las autoridades tienen sustento. Hasta ellos pagan derecho de piso al crimen organizado. El mismísimo cardenal de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, lo ha padecido. Cuenta que la semana pasada fue retenido e interrogado por un grupo del crimen organizado, luego de toparse con un retén cuando iba a una celebración. Para obtener la autorización del jefe de plaza y realizar las fiestas patronales en esta zona, la delincuencia organizada exigió que les entregara el 50% de lo recaudado en las festividades. “Todas esas parroquias que están en esa zona, para poder celebrar la fiesta patronal, es decir, la feria del pueblo, tienen que obtener el permiso del encargado de la plaza y reportarse con el 50% del resultado de la fiesta”, dijo (El Universal, 26/VI/22). 

* Son múltiples las evidencias de que “abrazos, no balazos” es sólo la expresión de un populista que no se rinde ante la realidad. La estadística es fría, dura, contundente. Más de 121 mil muertos en lo que va del sexenio. El más sangriento que ha vivido México. Todavía ayer insistió: “Nuestros adversarios, con sus voceros y achichincles, tratan de confundir, desinformar, manipular, diciendo: ‘¡Qué barbaridad! ¡Nunca ha habido tanta violencia en México como ahora!’. Pues no es cierto, si hubiésemos continuado con la misma política que se impuso desde que se declaró la guerra a la delincuencia organizada, el país estaría en completa descomposición, ingobernable”. 

* Mensaje de Miguel Osorio Chong a Marko Cortés y a Jesús Zambrano: no se equivoquen. Alito no va a estar, estatutariamente, para la elección de 2024. No puede firmar la alianza del PRI con el PAN y el PRD en el 24, le dijo a López-Dóriga en Radio Fórmula. Preguntamos a Marko Cortés, jefe nacional del PAN, sobre el llamado de Osorio a no hacer alianzas con Alito, en la rueda de prensa que la senadora Kenia López ofreció con motivo de un año de su “contramañanera”. “Lo que hemos hecho en el PAN y en otros partidos es a través aprobar esta coalición para frenar la destrucción del INE, la militarización y la destrucción del país. La destrucción del país ahuyenta inversiones y empleos. Eso es lo que estamos haciendo. Va más allá de personas. En el PAN seguiremos construyendo con las instituciones que estén en esa convicción y con quienes representen a esas instituciones, tanto a nivel partidario como en cada una de las cámaras”, respondió. 

* Ante el temor de que Francia se contagie de la prohibición del aborto, como ocurrió en EU, grupos de la sociedad civil, como Francia Insumisa y Renacimiento, proponen elevar a derecho constitucional la interrupción voluntaria del embarazo para asegurar su permanencia. La propuesta fue inmediatamente respaldada por la primera ministra, Elizabeth Borne, según el diario Libération. ¿En México no convendría hacerlo para garantizar ese derecho esencial de las mujeres a decidir sobre su cuerpo? Es pregunta.

Publicado en excelsior