Este miércoles, legisladoras y legisladores federales junto a mujeres y hombres de ciencia, se dan cita en la Cámara de Diputados para intervenir en el foro: “A 10 años de la promulgación de la Ley General de Cambio Climático, Presente y Futuro”, para hacer una revisión de este que figura como el principal instrumento de política con el que contamos para enfrentar los impactos desastrosos del calentamiento del planeta y que se manifiestan con terremotos recurrentes, la inundación de zonas costeras y pérdida de playas, sequía, así como detrimento de cultivos y ecosistemas, entre otros.

Organizado por la Comisión de Cambio Climático y Sostenibilidad de la Cámara de Diputados, en coordinación con el Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM, este encuentro hará una revisión de lo hecho por México en la última década, a partir de la implementación de la Ley General de Cambio Climático, creada para incorporar acciones de adaptación y mitigación con un enfoque de largo plazo, sistemático, descentralizado, participativo e integral.

Se sabe que tan solo en el periodo 2000-2020, los costos de los desastres hidrometeorológicos en México ascendieron a más de 35 mil 371 millones de dólares, y hay previsiones de que los costos netos del cambio climático se incrementarán en este siglo; a más de 130 por ciento del Producto Interno Bruto nacional de 2010 (que fue de 1.057 billones de dólares), aún bajo un escenario de cumplimiento de los acuerdos de París, y serán mayores en un escenario de inacción mundial.

De acuerdo con la diputada Edna Díaz Acevedo, presidenta de la Comisión de Cambio Climático, expertos han advertido que los impactos más relevantes del cambio climático son el incremento de la temperatura media global, las variaciones en las precipitaciones y la elevación del nivel del mar, y conlleva a la pérdida de glaciares, propagación de enfermedades y plagas; destrucción de biodiversidad y litorales costeros, intensificación de sequías, lluvias, huracanes, intrusión salina, afectación en la disponibilidad y calidad de los recursos hídricos, modificaciones en la producción agrícola, impactos sociales y daños a la salud, entre muchos otros.

En su caso, expuso que el gobierno mexicano ha reportado que la vulnerabilidad al cambio climático será mayor en mujeres, niñas, niños, indígenas, personas afromexicanas, adultos mayores, personas con discapacidad, así como de quienes habitan particularmente, en zonas metropolitanas, costeras y con baja disponibilidad de agua. En estados del sur-sureste, los impactos son más marcados porque, en la lucha por la sobrevivencia, se instalan en zonas de reserva, lo cual propicia una mayor degradación y pérdida de ecosistemas, de ahí la importancia de hablar sobre esta problemática que es real.

Asimismo, la legisladora federal precisó que la vulnerabilidad se acentuará en la mayoría de los sistemas socioeconómicos de las regiones sur y noroeste, que ya experimentan climas más cálidos. La capacidad de los ecosistemas de proveer servicios ambientales se verá aún más comprometida por la pérdida de biodiversidad, lo cual se está viendo marcadamente en México.

Resaltó que las evaluaciones de vulnerabilidad ante el cambio climático en México identifican que los esfuerzos de adaptación deben centrarse particularmente en el sector agrícola, así como en el sureste y noroeste del país, al igual que en fortalecer la seguridad hídrica y alimentaria; conservar y recuperar los ecosistemas naturales, sus funciones ecológicas y servicios ambientales que brindan; además de reducir el riesgo en asentamientos humanos, implementar infraestructura estratégica, fortalecer el patrimonio cultural, los sectores productivos, así como salud humana.

Edna Díaz enfatizó por ello, la relevancia de este foro al que están convocados liderazgos políticos, sociales, científicos y gubernamentales, como son: Rubén Ignacio Moreira Valdez; Presidente de la Junta de Coordinación Política de este recinto; María Luisa Albores González, Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales; Luis E. Cházaro, Coordinador del GPPRD; Rubén Muñoz Álvarez, Presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento; así como Jesús Zambrano Grijalva; Presidente de la Dirección Nacional Ejecutiva del Partido de la Revolución Democrática.

Al término de la declaratoria inaugural -a cargo de la diputada Edna Gisel Díaz Acevedo- intervendrán en las ponencias (programadas a partir de las 11:10 horas): Francisco Estrada Porrúa, Coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM; los secretarios de medio ambiente Julia Carabias Lillo (1994-2000) y Alberto Cárdenas Jiménez (2003-2005); la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz; Presidenta de la Comisión Asuntos Indígenas, LXV Legislatura.

Rosalía Ibarra Sarlat, Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM; María del Carmen Carmona Lara, Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM; Claudia Isela Guzmán González, Instituto para el Desarrollo Democrático y la Competitividad; Carlos Simonelli Salimbene, Universidad Autónoma de la Ciudad de México; Enrique Martínez Meyer, Instituto de Biología, UNAM; Guillermo Murray Tortarolo, del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad, UNAM; Martha Concepción Marín Contreras, Geodinámica.

Igualmente, Roberto Sánchez Rodríguez, de El Colegio de la Frontera Norte; Embajador Miguel Ruiz Cabañas Izquierdo, Tecnológico de Monterrey; Amparo Martínez Arroyo, Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático, UNAM; Carlos Eduardo Arriaga Téllez, Universidad Autónoma Metropolitana; Jorge Zavala Hidalgo, Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático, UNAM; José Saniger Blesa, Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología, UNAM; Carlos Gay García, Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático, UNAM; al igual que Amparo Martínez Arroyo, del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático, UNAM.

Todas y todos bajo la moderación de las y los diputados: Ali Sayuri Núñez Meneses; Gabriel Quadri de la Torre; Karla Estrella Díaz García; Diana Lara Carreón; Ángel Domínguez Escobar, y Lorena Piñón Rivera.