HÉCTOR MOCTEZUMA DE LEÓN

Teclazos no balazos eso es lo que deseamos realizar diariamente los periodistas; sin amenazas, sin atentados, ni asesinatos señor presidente. Informar oportunamente a la sociedad es nuestra misión, pero en este país no se puede, hoy tenemos al periodista número 12 asesinado en lo que va del 2022 y el 37 en la actual administración.

No queremos más lamentos ni condolencias, lo que queremos es seguridad, Ayer fue el colega Antonio de la Cruz, ¿quién sigue? Sólo nos queda resignarnos, porque su estrategia nacional contra la inseguridad, esa de “Abrazos No Balazos” simplemente no funciona.

Como no funciona su mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, mismo que en diferentes ocasiones ha prometido mejorar, pero la violencia contra los periodistas continúa como quedó demostrado ayer en Ciudad Victoria, la violenta capital del Estado de Tamaulipas.

Tampoco da resultados que sus funcionarios sean 90 por ciento honestidad y 10 por ciento experiencia; no me queda la menor duda de que la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Isela Rodríguez es honesta, pero no es la persona adecuada para ese importante cargo, mucho menos en momentos en que el país está en medio del caos.

Ahora las agresiones no sólo son contra los representantes de los medios de comunicación, sino también contra sus familiares como sucedió ayer en la capital del estado norteño en donde el agresor también baleó a la hija del periodista.

A dónde vamos a parar presidente, por más que los medios y diversos sectores de la sociedad, incluso ahora, el líder parlamentario en el

Senado, le proponen un cambio de estrategia en materia de seguridad y desde sus mañaneras en Palacio Nacional usted responde tajante que “no vamos a cambiar de estrategia de seguridad”.

Con esa estrategia de Abrazos No Balazos lo único que se está logrando es llevar al país al caos. Ojalá que en este último asesinato no salgan con la balandronada de que fue un crimen pasional o que De la Cruz no era periodista.

++++

No hay ninguna duda de que Américo Villarreal Anaya el gobernador electo en el Estado de Tamaulipas tiene en la mira a Francisco Javier García Cabeza de Vaca, el actual. Villarreal contrató al ex titular de la UIF, Santiago Nieto y su equipo, para que supervisen el proceso de entrega recepción y seguro se irán sobre las corruptelas de la administración saliente. Nieto trae un pleito a muerte con Cabeza de Vaca, quien lo llamó “sicario”. Santiago advirtió en su momento, “la justicia pronto alcanzará a los corruptos” y ahora tiene a Cabeza a tiro y esta vez no se le escapa…Vaya estupidez la del dirigente, que no líder, nacional del PRI Alejandro “Alito” Moreno. Eso de proponer que las familias puedan contar con un arma es una torpeza, los delincuentes traen armas de alto poder y una persona con una pistola nada tiene que hacer frente a ellos, además se pueden producir tragedias como las que se ven seguido en los Estados Unidos. ¿Sabrá “Alito” que el arma con el que asesinaron al periodista en Ciudad Victoria era calibre 40, la que en la delincuencia llaman la “mata policías”?..Lo que sucedió este martes en Puebla no tiene madre y eso sólo puede suceder en un gobierno fallido, como el que encabeza Miguel Barbosa, a quien muy poco le interesa la seguridad en su estado, lo que le interesan son los negocios al amparo del poder como los que realiza en sociedad con su asesor jurídico, el panista Roberto Gil Zuarth.