Un juez de control vinculó a proceso a Nicolás ‘N’, ex funcionario de la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México, acusado de participar en una red de espionaje, que operó durante el sexenio de Miguel Ángel Mancera Espinosa.

La Fiscalía de la Ciudad de México dio a conocer que el impartidor de justicia inició proceso penal contra el ex servidor público por su probable participación en los delitos de ejercicio abusivo de funciones (antes peculado) y violación de la comunicación privada.

La autoridad judicial dictó como medida cautelar la prisión preventiva justificada y fijó un plazo de tres meses para el cierre de la investigación complementaria.

De acuerdo con las investigaciones, esta persona, en su calidad de jefe del Departamento de Recolección de Evidencia Digital de dicha dependencia, participó en actividades ilícitas, como escuchas telefónicas privadas, intervención de celulares, mensajes y correos electrónicos por computadora, así como el seguimiento de personajes de la política, deporte y periodistas, de 2013 a 2018.

También se infiltraba en marchas y movilizaciones que se registraban en la ciudad, con el objetivo de obtener información y brindarla a sus superiores, para agregarla en las bases de datos que se integraron como parte de dicha operación.

Nicolás ‘N’ está relacionado con la generación de usuarios en redes sociales, con la finalidad de destacar el buen desempeño de la pasada administración, apoyado de la información obtenida a través de las acciones señaladas.

Este hombre fue detenido por agentes de la Policía de Investigación (PDI), con apoyo del Centro Nacional de Inteligencia, en la colonia Santa María la Ribera, alcaldía Cuauhtémoc.

Con la vinculación a proceso de Nicolás ‘N’, suman cuatro las personas llevadas a proceso, acusadas de participar en esta red de espionaje: José ‘N’, Jesús ‘N’ y Daniel Alejandro ‘N’.

La institución capitalina destacó que es la primera ocasión en la historia de la Ciudad de México en que se obtienen vinculaciones a proceso por la probable comisión del delito de violación de comunicación privada.

Fuente: Milenio