Por Ricardo Burgos Orozco

Hace unos días se publicó de un murciélago encontrado en la estación Oceanía de la Línea 5 del Metro. Tenía lastimada una de sus alas y por ello no pudo volar. Posiblemente andaba por uno de los túneles y chocó contra alguna de las instalaciones o paredes. El animalito fue canalizado a la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Esta es la segunda ocasión que rescatan un murciélago en el Metro. La vez anterior fue en abril de este mismo año cuando personal de protección civil encontró a uno de esos mamíferos en el ventilador de un tren de la Línea 8, que estaba estacionado en los talleres de mantenimiento, ubicados en la estación Constitución de 1917.

En lo que va del año, la gente del Metro ha “salvado” 14 perritos, que son llevados al Centro de Asistencia Canina donde son desparasitados y cuidados por especialistas veterinarios: En caso de no encontrar a sus dueños, se ofrecen en adopción. También se han encontrado un camaleón y una gatita, además de los dos murciélagos.

Hace cinco años, los elementos de protección civil localizaron un águila (después se supo que en realidad era un halcón) sobre un rótulo de la estación Nopalera en la Línea 12. En aquel entonces los bromas no se hicieron esperar porque decían quienes fueron testigos de esa situación curiosa que por fin estaban viendo al águila posando sobre la nopalera como la leyenda de la fundación de Tenochtitlan que a todos nos han enseñado en la escuela.

A lo mejor a ustedes les ha tocado ver a un niño que viaja con su pato (en realidad es una pata, se llama Bruna y calza tenis) en las estaciones de la Línea 3. La mamá del pequeño dice que su hijo se encariñó tanto con su mascota que no quiere dejarla ni siquiera para ir a la escuela.

¿Quién no recuerda el caso de la supuesta araña gigante en Constitución de 1917? Los usuarios reportaron este extraño arácnido supuestamente de dimensiones extraordinarias, incluso publicaron fotos en las cuales el animal se veía impresionante. Resultó que medía cinco centímetros, pero el ángulo de las gráficas la hacían parecer enorme y su especie ni siquiera era peligrosa para los humanos.

Una ocasión en octubre de 2020 dos jóvenes ingresaron a la estación La Raza con unos envases que les parecieron extraños a los policías de la entrada. Hicieron una revisión y resultó que dentro de esos recipientes estaban unos cocodrilos pequeños. Para poseer ese tipo de reptiles deben acreditar los permisos correspondientes que los chavos por supuesto no traían. Todos fueron remitidos a la autoridad correspondiente.

Protección civil del Sistema de Transporte Colectivo sigue buscando a una criatura muy alta, figura delgada y contrahecha, orejas puntiagudas y ojos amarillos, que fue visto alguna ocasión en uno de los túneles de la estación Barranca del Muerto de la Línea 7. Aquellos quienes acostumbran viajar en esa ruta, sobre todo de noche, las autoridades recomiendan reportarlo de inmediato si lo ven porque puede ser peligroso. Cosas extrañas que pasan o pueden pasar en el Metro.