La inseguridad sigue siendo uno de los temas que más preocupan a los mexicanos, ya que cada vez más ciudadanos se sienten menos seguros en la localidad en donde viven.

Y es que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el pasado mes de junio, el 67.4% de la población mayor de 18 años consideró inseguro vivir en su ciudad.

De acuerdo con el Inegi, este porcentaje representa un aumento significativo con relación al porcentaje registrado en marzo de 2022, que fue de 66.2%.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el 67.4% de la población consideró inseguro vivir en su ciudad. (Gráfico: Infobae México/ Jovanni Pérez Silva)

El Instituto detalló que durante junio de este año, el 72.9% de las mujeres y 60.9% de los hombres consideraron que es inseguro vivir en su ciudad.

Las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Fresnillo (97.2%), Zacatecas (90.4%), Ciudad Obregón (89.7%), Irapuato (89.7%), Cuautitlán Izcalli (89%) y Colima con 87.5 %.

En contraste, las ciudades donde la percepción de inseguridad es menor fueron: San Pedro Garza García con 15.1%, Benito Juárez (24.2%), Tampico ( 27.6%), Piedras Negras (28.5%), Saltillo (29.8%) y Los Cabos 30.7%.

Ixtapa Zihuatanejo y Puerto Vallarta, las ciudades que tuvieron un fuerte aumento en la percepción de inseguridad

Una de las ciudades que más aumentó la percepción de inseguridad es en Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero, toda vez el 58.4% de la población decía sentirse más insegura en marzo, pero en junio de este año, solo tres meses después, aumentó a 78.3%, un incremento del 19.9%.

La segunda ciudad que tuvo un incremento significativo en la percepción de inseguridad fue Puerto Vallarta, JaliscoEn junio de 2022 alcanzó el 41%, lo que representa un aumento de 14.6% en comparación con la medición de marzo de 2022, cuando la percepción de inseguridad era de 26.4%.

En tanto, la población en Mazatlán, Sinaloa, también tuvo un incremento en la percepción de inseguridad toda vez que marzo de 2022 era de 40.4%, pero tres meses después aumentó al 54.3%, un incremento de 13.9%

La ciudad de Puebla tuvo un aumento del 11.3% al pasar del 75.8% en marzo de 2022 a 87.1% en junio de 2022: mientras que en Lázaro Cárdenas, Michoacán pasó de 49.7% en marzo de 2022 a 59.5% en junio, un aumento de 10.2%.

Cajeros automáticos y transporte público, los lugares en donde los ciudadanos se sienten más inseguros

En lo referente a la percepción de inseguridad en espacios físicos específicos, en junio de 2022, 76.5% de la población manifestó sentirse insegura en los cajeros automáticos localizados en la vía pública70.9 %, en el transporte público; 62.6%, en el banco y 59.5%, en las calles que habitualmente usa.

Al ser cuestionados sobre la expectativa de inseguridad en los próximos 12 meses, el 34.6% considera que la situación seguirá igual de mal, mientras que el 28.5% señaló que la situación empeorará.

El Inegi destacó que lo anterior representa un cambio estadísticamente significativo al tener un alza de 4.6 puntos porcentuales frente a junio de 2021 y de 3.5 puntos porcentuales con relación a marzo de 2022, cuando se reportaron 23.9 y 25.0%, respectivamente.

En contraste 13.5% de la población de 18 años y más refirió que la situación de la delincuencia e inseguridad en su ciudad seguirá igual de bien y 22.1% manifestó que mejorará.

Durante el segundo trimestre de 2022, los resultados de la ENSU revelan que el porcentaje de la población que mencionó haber visto o escuchado conductas delictivas o antisociales en los alrededores de su vivienda se relacionó con: consumo de alcohol en las calles (62.7%), robos o asaltos (56.3%), vandalismo en las viviendas o negocios (43.1%)venta o consumo de drogas (41.1 %)disparos frecuentes con armas (39.1%), bandas violentas o pandillerismo (27.4%), tomas irregulares de luz (diablitos) (14.8%) y robo o venta ilegal de gasolina o diésel (huachicol) (3.4%).

Respecto al primer trimestre de 2022 se presentó un aumento estadísticamente significativo de dos puntos porcentuales en la atestiguación de consumo de alcohol en las calles, de 1.8 puntos porcentuales en atestiguación de venta o consumo de drogas, de 1.7 en atestiguación de robos o asaltos y de un punto porcentual en tomas irregulares de luz (diablitos).

Con respecto al segundo trimestre de 2021, se presentó un aumento estadísticamente significativo de 2.7 puntos porcentuales en atestiguación de robos o asaltos y venta o consumo de drogas. Además, hubo un aumento de 1.6 puntos porcentuales en atestiguación de vandalismo en las viviendas o negocios.

Más de la mitad de los ciudadanos ha cambiado sus hábitos por temor a ser víctimas de la delincuencia

Durante el segundo trimestre de 2022, 54.8 % de la población de 18 años y más, residente en las ciudades objeto de estudio, manifestó que modificó sus hábitos respecto a llevar cosas de valor, como joyas, dinero o tarjetas de crédito, por temor a sufrir algún delito.

Además, 49.3% reconoció haber cambiado hábitos de caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche, 48.9% modificó rutinas en cuanto a permitir que sus hijos menores salgan de su vivienda y 30.5% cambió rutinas relacionadas con visitar parientes o amigos.

El Inegi resaltó que, con relación al primer trimestre de 2022, hay un aumento estadísticamente significativo de 2.4 puntos porcentuales respecto al hábito de permitir que menores salgan de su vivienda.

En comparación con el segundo trimestre de 2021 se registró un descenso estadísticamente significativo de 1.5 puntos porcentuales en el cambio de rutina relativa a llevar cosas de valor y de 1.2 respecto a visitar parientes o amigos.

Actuación y de las corporaciones de seguridad y corrupción

Entre los resultados de la ENSU que corresponden a junio de 2022, destaca que los porcentajes de la población de 18 años y más que identificó a las diversas autoridades de seguridad pública y que percibió su desempeño como muy o algo efectivo en sus labores para prevenir y combatir la delincuencia fueron: Marina (84.2%), Ejército (81.3%), Guardia Nacional (70.0%), policía estatal (48.5%) y policía preventiva municipal (42.9%).

De enero a junio de 2022, se estima que 13.0 % de la población de 18 años y más tuvo contacto con alguna autoridad de seguridad pública. De estas personas, 43.1 % declaró haber sufrido, al menos, un acto de corrupción por parte del personal perteneciente a dichas autoridades.