La accesibilidad y la inclusión son derechos humanos fundamentales y claves para el desarrollo óptimo de las personas con discapacidad, señalaron en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx) integrantes del Instituto Mexiquense para la Discapacidad (IMEDIS).

Durante la conferencia convocada por el Comité de Género de la Unidad Académica Profesional Chimalhuacán de la Autónoma mexiquense, Rosendo Delgado Martínez sostuvo que las personas en condición de discapacidad deben tener la posibilidad de entender un espacio, integrarse en él y contar con las condiciones operativas necesarias para desarrollarse dentro y fuera del mismo.

Al dictar la conferencia “Accesibilidad e inclusión para las personas con discapacidad”, el especialista aseveró que de acuerdo con el INEGI, hasta el año 2020 había en el Estado de México un aproximado de 756 mil personas con esta condición. Enfatizó que esta cifra va en aumento a causa de enfermedades, edad avanzada e incluso accidentes y actos violentos, los cuales -aseguró- “podrían evitarse”.

Rosendo Delgado manifestó que el modelo social actual trata de incluir a todas las personas independientemente de su condición de discapacidad; sin embargo, consideró necesario el dejar de lado la discriminación y promover la concientización en todos los niveles.

Por su parte, la también integrante del (IMEDIS), Tania Itzel Hernández Sánchez, invitó a los estudiantes de derecho de este campus de la UAEMéx a promover la inclusión, la cual procura “que todos los individuos tengan las mismas oportunidades de desarrollo, más allá de la diferencias de raza, género, religión o en este caso, de las afecciones de cuerpo y mente”.

Apuntó que la verdadera inclusión se ejerce en todos los contextos: familiar, social, académico y a través de leyes gubernamentales, permitiendo que las personas con discapacidad se sientan reconocidas y funcionales a la sociedad. “Cada vez hay un mayor avance en normas y políticas públicas a favor de las personas en esta condición, aunque aún existen barreras económicas, arquitectónicas y sociales que pueden mejorar”, concluyó.