El primer ministro de Italia, Mario Draghi, presentó este jueves su renuncia, informó la oficina de prensa de la presidencia, luego de que se desmoronara su gobierno de coalición de unidad nacional.

Draghi “reiteró su renuncia y la del Ejecutivo que encabeza”, indicó la presidencia en un breve comunicado, en el que precisa que “se ha tomado nota” de la decisión y que permanecerá por ahora en el cargo para “dirigir los asuntos corrientes”.

Largamente aplaudido este jueves en la Cámara de Diputados, Draghi solicitó de inmediato la suspensión de la sesión para dirigirse al palacio presidencial del Quirinal, donde llegó poco después de las 09:15 local para comunicarle al presidente Sergio Mattarella su “decisión”.

El jefe del Estado, árbitro de la política en Italia, deberá abrir un proceso, según las reglas de una democracia parlamentaria, que en opinión de muchos observadores desembocará en unas elecciones anticipadas para la primera o segunda semana de octubre

Una conclusión esperada después de que Forza Italia, el partido de derecha de Silvio Berlusconi, la Liga, la formación ultraderechista de Matteo Salvini y la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) se negaran a participar en un voto de confianza solicitado el miércoles por el primer ministro en el Senado.

Italianos deseaban que Mario Draghi siguiera en el cargo

La caída de “Super Mario”, llamado a salvar a Italia en febrero del 2021 en un momento de crisis social, económica y sanitaria, ha generado fuertes reacciones en toda la península.

“Italia traicionada”, tituló el diario La Repubblica, mientras que la Stampa, diario cercano a los industriales, se limitaba a escribir a toda página “Vergüenza”.

Según las encuestas, la mayoría de los italianos deseaba que Draghi siga en el cargo, una de las razones por lo que el miércoles dio marcha atrás y no confirmó su primera renuncia.

Sin embargo, no logró que los partidos de su coalición se alinearan en torno a un “pacto” de gobierno entre las partes que propuso en un denso y largo discurso ante el Senado.

Con información de AFP