Steve Bannon fue declarado culpable por un jurado de Washington por desafiar una citación del comité del Congreso que investiga el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos.

El veredicto se alcanzó después de tres horas de deliberación por parte del jurado este viernes. El juicio llegó a un rápido cierre después de que solo dos testigos testificaran por el gobierno y los abogados de Bannon decidieron no presentar una defensa.

Bannon, de 68 años, una figura destacada de los medios de comunicación de derecha a quien se le atribuye haber ayudado a Trump a ganar la presidencia, no tuvo una reacción visible cuando se leyó el veredicto de culpabilidad. Básicamente permaneció en silencio en la sala del tribunal durante el juicio, pero nunca perdió la oportunidad de reunirse con la prensa en los escalones del tribunal.

Bannon fue condenado por dos cargos de desacato al Congreso. Es la primera persona procesada por ese cargo en décadas.

Si bien Bannon enfrenta dos cargos, cada uno de los cuales conlleva hasta un año de prisión y una multa de hasta 100 mil dólares, es probable que un juez determine una pena menor que podría sentenciarlo a cumplir los cargos al mismo tiempo.

La sentencia se fijó para el 21 de octubre.

Bannon fue citado por el comité del 6 de enero el otoño pasado para proporcionar documentos y pruebas antes de los plazos de octubre. Es la primera persona en el círculo íntimo de Trump que enfrenta consecuencias por no cooperar. Peter Navarro, exasesor comercial de Trump, enfrenta cargos similares.

Durante el juicio, los fiscales presentaron pruebas para demostrar que Bannon pensó que estaba por encima de la ley al elegir deliberadamente ignorar los plazos establecidos en la citación. El equipo de defensa de Bannon argumentó que las fechas eran ambiguas e implicaron que la remisión por desacato tenía motivaciones políticas.

El juez Carl J. Nichols, designado por Trump, trató de evitar que el juicio se convirtiera en un “circo político” y limitó la defensa a hacer preguntas sobre la parcialidad de un testigo. A veces, tuvo que controlar al abogado defensor Evan Corcoran.

El jueves, el equipo de la defensa hizo un último esfuerzo para persuadir a Nichols de que absolviera a Bannon argumentando que las pruebas presentadas por los fiscales eran demasiado escasas. Corcoran calificó el juicio como un “caso de un solo testigo”.

Nichols dijo que se pronunciaría sobre la moción después del veredicto.

La testigo estrella del gobierno fue Kristin Amerling, asesora principal del comité del 6 de enero, quien testificó que Bannon ignoró múltiples solicitudes y advertencias para cumplir con la citación. El comité exigió que Bannon enviara los documentos antes del 7 de octubre y compareciera para declarar el 14 de octubre, pero nunca lo hizo, dijo Amerling al jurado el miércoles.

También dijo que él no siguió los procedimientos adjuntos a la citación si quería solicitar más tiempo.

Durante el contrainterrogatorio, Corcoran interrogó a Amerling sobre su política y le preguntó quién era específicamente responsable de establecer las fechas en la citación. En un esfuerzo por lograr la absolución de Bannon, Corcoran le dijo al juez que el testimonio de Amerling era débil porque “no pudo identificar por qué esas fechas estaban en la citación” o identificar “quién puso esas fechas en la citación”.

La fiscalía llamó a un segundo testigo, Stephen Hart, un agente del FBI que investigó el incumplimiento de la citación por parte de Bannon. Hart testificó que el exabogado de Bannon, Robert Costello, no ofreció ninguna otra razón aparte del reclamo de privilegio ejecutivo de Bannon por parte de Trump por su negativa a cooperar a pesar de que dejó la Casa Blanca en 2017.

En la víspera del juicio, Bannon se ofreció a testificar ante el comité. Fue nueve meses después de que el comité buscara inicialmente su testimonio. La oferta de Bannon vino con una carta de Trump, quien informó que renunciaba al privilegio ejecutivo para liberar a Bannon para testificar.

Nichols cuestionó previamente si Trump alguna vez invocó el privilegio ejecutivo y dijo que no estaba claro si la protección se aplicaba a Bannon, ya que era un ciudadano privado cuando ofrecía consejos.

Fuente: El Financiero