La Organización Mundial de la Salud activó este sábado su máximo nivel de alerta para tratar de contener el brote de viruela del mono, que ha afectado a casi 17 mil personas en 74 países, anunció su director general.  

«He decidido declarar una emergencia de salud pública de alcance internacional», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus en una rueda de prensa.

Afirmó que el riesgo en el mundo es relativamente moderado, salvo en Europa, donde es alto. 

Tedros explicó que el comité de expertos no había podido llegar a un consenso y seguía dividido en cuanto a la necesidad del máximo nivel de alerta.

En última instancia, la decisión corresponde al director general. 

«Es un llamado a la acción, pero no es el primero», dijo Mike Ryan, responsable de emergencias de la OMS, quien espera que la alerta permita una acción colectiva contra la enfermedad. 

Advertencia contra la discriminación  

Desde inicios de mayo se detectó un aumento inusual de los casos fuera de los países de África central y occidental donde el virus es endémico, extendiéndose por el mundo entero, con un fuerte número de contagios en Europa.  

La viruela del mono -que fue detectada por primera vez en el ser humano en 1970- es menos peligrosa y contagiosa que su prima la viruela, erradicada en 1980. 

En la mayoría de los casos, los enfermos son hombres, relativamente jóvenes, que tienen relaciones homosexuales y viven por lo general en ciudades, indicó la OMS. 

Según un estudio del New England Journal of Medicine realizado sobre 528 personas en 16 países -el más amplio hasta la fecha- 95% de los casos se contagiaron por vía sexual. 

«Esta forma de transmisión representa tanto una oportunidad para realizar intervenciones de salud pública focalizadas y un reto, ya que en algunos países las comunidades afectadas se enfrentan a formas de discriminación que ponen en riesgo sus vidas», afirmó Tedros.  

El jefe de la OMS destacó también que «existe una preocupación que es real de que los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres puedan ser estigmatizados o culpados por el brote, lo que haga que sea más difícil el seguimiento y la contención» de los casos.  

En este sentido, Lauwrence Gostin, experto estadunidense en derecho de la salud pública y director del Centro de Derecho de la Salud de la OMS, había señalado el viernes en Twitter que si la razón para no declarar una alerta máxima «se debe al hecho de que está restringida a la comunidad de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, esto es un error y es escandaloso».  

Vacunación 

El viernes, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) recomendó extender el uso de una vacuna contra la viruela para combatir la propagación de la viruela del mono, que ya es utilizada en varios países. 

La UE aprobó en 2013 la vacuna Imvanex, de la empresa danesa Bavarian Nordic, para prevenir la viruela.

Ahora se extiende su utilización por su similitud con el virus de la viruela del mono. 

La OMS recomienda vacunar a las personas de mayor riesgo, así como a los trabajadores de la salud que puedan estar expuestos a la enfermedad. 

Con información de AFP