La antigua sede de la Secretaría de Salud en la Ciudad de México se convertirá en el Museo Nacional de la Salud, el primero en su tipo en el país, con un importante componente educativo sobre los principales problemas sanitarios que afectan a la población mexicana, que se abordarán a través de exposiciones temáticas.  

Al encabezar la primera Reunión de Líderes para el Desarrollo de Guiones Museográficos del Proyecto: Museo Nacional de la Salud, el titular de la Unidad de Análisis Económico (UAE) de esta dependencia, Marcos Cantero Cortés, informó que esta iniciativa surge de la necesidad de crear un museo que rompa los paradigmas museográficos actuales y sea un espacio de aprendizaje cercano a la gente sobre cómo cuidar y no perder la salud.  

Subrayó que el mejor lugar para ser el centro de este nuevo proyecto es el edificio histórico de la Secretaría de Salud en Lieja número 7, un ícono de la Administración Pública Federal (APF), que deja de ser un conjunto de oficinas y se abre al público.  

Ante autoridades de diversas dependencias de la APF, el titular de la UAE destacó que es necesario pasar del modelo medicalizado a la medicina preventiva. El museo será una vía para avanzar en ese objetivo a través de exhibiciones temporales e itinerantes para que sea accesible a las personas que lo visiten y a quienes viven fuera de la ciudad de México.

Cantero Cortés recordó que el edificio fue inaugurado el 20 de noviembre de 1929 para funciones administrativas, e incluyó laboratorios donde se encuentra el Auditorio «Miguel E. Bustamante». En marzo de 1991 fue declarado monumento artístico.

Esta primera reunión se llevó a cabo la Sala “Dr. Guillermo Soberón Acevedo” del histórico edificio de esta dependencia ubicado en la calle Lieja, colonia Juárez, con la que arrancaron los trabajos formales que darán vida a este importante proyecto que se contempla abra sus puertas en el primer semestre de 2023.
El titular de la Dirección General de Calidad y Educación en Salud (DGCES), José Luis García Ceja, señaló que será un instrumento vivo para educar y empoderar a la población mexicana en el cuidado de su salud, en lo individual y en lo colectivo.

El titular de la DGCES detalló que el proyecto incluye la adecuación de 16 espacios o salas arquitectónicas para albergar las líneas temáticas de mayor relevancia y pertinencia conforme a la política nacional en la materia, desde la historia del edificio hasta la prevención, alimentación, nutrición y problemas con una carga importante de enfermedad, como diabetes e hipertensión. El contenido cambiará constantemente de acuerdo con las necesidades y la agenda pública.

“No queremos albergar un museo sólo con fotografías o aparatos históricos que sí tuvieron un impacto y que sí tuvieron un valor; queremos llegar más allá, queremos generar un cambio de conciencia desde las juventudes, niñas y niños, que aprendan los mejores hábitos para mejorar su salud”, subrayó.

Al respecto, el director de Mejora de Procesos de la DGCES, Nilson Agustín Contreras Carreto, detalló que durante la reunión inició la conformación de equipos multidisciplinarios que revisarán información —desde el punto de vista museográfico— que se expondrá en el museo, como salud mental y adicciones, salud sexual y reproductiva, enfermedades crónicas no transmisibles y transmisibles, bioética y derechos humanos.

También se conformarán equipos en calidad de la atención, enfermedades asociadas a la economía y al consumo, bienestar social, medicina tradicional, historia del inmueble y su aporte cultural y artístico, entre otros temas.

A su vez, el colaborador del proyecto, Pedro Miguel, precisó que la Secretaría de Salud necesita un instrumento de vida y de acción, de creación de identidad; además se requiere fortalecer el conocimiento de la población sobre salud.

Para que tenga presencia nacional, añadió, el museo se debe llevar a todos los rincones del país; de ahí la relevancia del proyecto de exposiciones itinerantes relacionadas con preocupaciones locales muy focalizadas como el dengue, por poner un ejemplo.

Pedro Miguel señaló que el Museo Nacional de la Salud se integrará al proyecto del Corredor Cultural Chapultepec y será también un espacio de extensión académica.

En este primer acercamiento de forma presencial y virtual, participaron por parte de la Secretaría de Salud, el titular de la Unidad de Administración y Finanzas (UAF), Marco Vinicio Gallardo Enríquez; y el director General de Planeación y Desarrollo en Salud, José Alejandro Almaguer González; así como representantes de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud (SPPS) y la Dirección General de Recursos Materiales y Servicios Generales (DGRMSG).

Se contó también con la colaboración del director general del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Eduardo Lazcano Ponce; el coordinador de Análisis Estratégico y Evaluación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Joaquín Felipe Molina Meza; así como representantes de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE), Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), Servicios de Atención Psiquiátrica(SAP) y del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR).

Asimismo, asistieron: el director de Difusión del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), Tomás Alberto Sánchez Pérez; la subdirectora de Exposiciones Nacionales del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), Lluvia Sepúlveda Jiménez; el director de Museos de la Secretaría de Cultura, Jesús Martínez Arvizu; y representantes de la Secretaría de Economía y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las instituciones participantes serán líderes en el desarrollo de contenido y sostendrán reuniones periódicas para avanzar en el proyecto museográfico.