El Presidente Andrés Manuel López Obrador habló en su conferencia de prensa del reforzamiento de la política de austeridad y reducción del gasto, pero descartó que haya recorte de personal en el Gobierno.

“Lo que es sagrado es la nómina, todos los que trabajan al servicio del pueblo, maestros, médicos, enfermeras, servidores públicos, todos, marinos, soldados, todos tienen garantizados sus sueldos, aguinaldos. No hay recortes [de personal] y eso es lo que vamos a ver hoy y también vamos a proyectar el presupuesto que por Ley tenemos que enviar estos días un anteproyecto al Congreso”, dijo.

Asimismo, el Ejecutivo aseguró que no habría “dificultad” y que no se detendría ninguna obra pública con los recortes. “No vamos a detener ninguna obra, tenemos para terminar este año, no hay subejercicio”, aseguró.

López Obrador rescató que el Gobierno todavía tiene margen para reducir el gasto. “Sí hay siempre márgenes, tenemos que cuidar todos los gastos de operación. Ayer hablaba yo que no hemos comprado vehículos nuevos, ¿cuándo se había visto eso, en qué Gobierno? Si lo primero eran carros y aviones. Todo eso ya no existe y el ejemplo lo da Presidencia”, añadió.

Asimismo, el Ejecutivo aseguró que no habría “dificultad” y que no se detendría ninguna obra pública con los recortes. “No vamos a detener ninguna obra, tenemos para terminar este año, no hay subejercicio”, aseguró.

López Obrador rescató que el Gobierno todavía tiene margen para reducir el gasto. “Sí hay siempre márgenes, tenemos que cuidar todos los gastos de operación. Ayer hablaba yo que no hemos comprado vehículos nuevos, ¿cuándo se había visto eso, en qué Gobierno? Si lo primero eran carros y aviones. Todo eso ya no existe y el ejemplo lo da Presidencia”, añadió.

Entre las medidas expuestas por el mandatario se encuentran evitar los viajes al extranjero y la reducción de viáticos.

De acuerdo con López Obrador, este plan de austeridad les ha permitido ahorrar un promedio de dos billones de pesos, logrados, entre otras cosas, gracias al combate al huachicoleo y a la exigencia del pago de impuestos a los grandes contribuyentes, así como con la prohibición de condonación de impuestos.

Asimismo, busca reformar la Ley de Austeridad para regular correctamente los sueldos de los funcionarios públicos y evitar que éstos ganen más que el titular del Ejecutivo.

Con información de Excélsior y Sin Embargo