Con la premisa de que uno de cada tres personas tendrá un diagnóstico positivo de cáncer para el año 2025, los senadores del PRD plantearon contar con una política nacional de atención y prevención de esa enfermedad, porque se trata de un tema central en la política de salud mexicana.

Refirieron que el cáncer en México representa la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardiovasculares y diabetes, afectando a 14 de cada 100 mexicanos

Al respecto, Miguel Ángel Mancera Espinosa dijo que actualmente, entre la población mexicana, hay factores de riesgo como la mala alimentación, la inactividad física, el consumo de tabaco y de alcohol, principalmente.

De esta forma, contar con un Plan Nacional de Prevención y Control Integral del Cáncer que articule y coordine las acciones, mecanismos y herramientas que existen en las instituciones privadas y públicas de salud, sin duda contribuirá para contener esta problemática, puntualizó el coordinador de los senadores perredistas.

En ese sentido, insistió en que la coordinación entre los datos oncológicos que recolecta, investiga, clasifica y analiza la Red Nacional de Registros de Cáncer, así como la experiencia del Instituto Nacional de Cancerología, que dirige los 25 Centros Estatales de Cáncer, habría una posibilidad única para diseñar programas y estrategias comunes para un mejor control del cáncer de carácter nacional y ampliaría el impacto en la prevención y la detección temprana, reduciendo la morbimortalidad.

“Debemos aprovechar la experiencia de otros países como Chile, Perú o Argentina, quienes tienen planes de promoción, prevención, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos multidisciplinarios”, puntualizó.