Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presidente de México, afirmó que mantendrá su política de “abrazos, no balazos”, esto aunque no le guste a sus adversarios.

AMLO defendió su política para buscar reducir la inseguridad en el país durante el evento por el inicio de obras de infraestructura en Quintana Roo.

“No les gusta a nuestros adversarios, pero ya ven que soy un poco perseverante, lo voy a seguir diciendo: abrazos, no balazos; y justicia”, dijo.

Agregó: “… y atender a la gente más necesitada, atender a los jóvenes, para que nadie se vea obligado a tomar el camino de las conductas antisociales. Así vamos a seguir serenando a nuestro país”.

El jefe del Ejecutivo dijo que su política de seguridad está basada en “la filosofía de que la paz es fruto de la justicia, y eso es lo que vamos a seguir aplicando como política”.

Defendió que seguirá la búsqueda de personas desaparecidas, “respetando los derechos humanos, no utilizando la fuerza”.

Sostuvo que no se permitirá nunca una “dictadura” y que su administración velará siempre por las libertades:

“En México no vamos nunca a permitir una dictadura. Tenemos que garantizar, por encima de todo, las libertades, que todos puedan expresarse. Y si tenemos nuestra conciencia tranquila, no tenemos nada de qué preocuparnos. Vamos a seguir gobernando en bien de México“.