Luego de recibir denuncias de la ciudadanía de un supuesto cocodrilo que surcaba los canales de Xochimilco, cuando las autoridades acudieron para rescatar al animal, descubrieron que se trataba de un varano del Nilo de más de un metro de largo.

Diversos ciudadanos del sur de la ciudad llamaron al número de emergencia capitalino, después de observar lo que parecía ser un cocodrilo en los embarcaderos de Xochimilco. En atención, al recibir el llamado, elementos de la Brigada de Vigilancia Animal (BVA), de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), acudieron al sitio.

Al llegar al lugar del avistamiento, en la calle Prolongación Josefa Ortiz de Domínguez en su cruce con el callejón Chililico, colonia La Santísima, de la alcaldía antes mencionada, los especialistas observaron un reptil con escamas de aproximadamente 120 centímetros de largo.

Luego de analizar sus características, determinaron que no era un cocodrilo y, en cambio, se trataba de un varano del Nilo en edad adulta.

Cuidando de la integridad del animal, fue colocado en una jaula para ser llevado a las instalaciones de la BVA, ubicadas en la misma demarcación, para ser analizado por médicos veterinarios zootecnistas.

La institución de seguridad ciudadana informó que mantendrán en resguardo y bajo observación a este ejemplar para ser entregado, posteriormente, a las autoridades correspondientes.

El varano de Nilo es una especie de reptiles procedente del continente africano. Llega a crecer entre los 120 y 220 centímetros, aunque hay estudios que afirman la existencia de especímenes con un peso menor a un kilogramo, se han observado ejemplares que alcanzan los 20 kilogramos.

Con un cuerpo musculoso y fuertes mandíbulas, su apariencia recuerda a los dragones de Komodo. En cautiverio pueden llegar a vivir hasta los 20 años.